Crítica a los ‘millennials’ ¿y a los padres?

La chirigota ‘Los No Aptos’ realiza su segundo ensayo general en Castañares, justo antes de poner rumbo a Cádiz, donde medirán su guasa a la de los mejores

Los 'millennials' 'youtubers' y 'chonis' se hacen un 'selfie'/IAC
Los 'millennials' 'youtubers' y 'chonis' se hacen un 'selfie' / IAC
Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Los ni ni, el sistema educativo, la situación económica, los padres y hasta Cataluña forman parte de la chirigota que la Casa Regional de Andalucía en Burgos, bajo el nombre ‘Los No Aptos’, presentará este miércoles en el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC) de Cádiz. Por segundo año consecutivo, Burgos tendrá representación en uno de los concursos de carnaval más importantes del mundo, todo gracias a una veintena de burgaleses-gaditanos que quieren medir su guasa con la de los mejores.

Esta mañana, ante más de medio centenar de espectadores, ‘Los No Aptos’ han realizado su segundo ensayo general en el Centro Municipal de Castañares. Allí se ha escuchado el repertorio formado por la presentación, los pasodobles, los couplés y el popurrí, letras cantadas, en las que el mensaje, la gracia y la puesta en escena marcan la diferencia entre los que realmente el jurado del Gran Teatro Falla dividirá en aptos y no aptos.

La chirigota burgalesa va con el no aptos por delante y ofrecen una simpática propuesta, salpicada con crítica política y social. Ingredientes, estos, que no pueden faltar en el carnaval. Los burgaleses-gaditanos se han disfrazado de ‘youtubers’ y ‘chonis’ para hacer una crítica encubierta a padres y madres que pecan de complacientes con sus hijos.

Algunos momentos de la actuación en Castañares / IAC

De ahí que ‘Los No Aptos’ reflejan a ese modelo de padre y madre que pasa por permitir todo a su hijo y que asigna a cualquiera, menos a él, todo lo malo que a este le pasa. Miles de horas frente al televisor viendo los dibujos de moda que el pequeño de la casa quiere y miles de euros invertidos en los caprichos más banales que tiene el ‘millennial’ son acompañados por las escusas que los padres ponen para no responsabilizar a su hijo cuando las notas no van bien. Le han cogido manía o no saben incentivar su aprendizaje son dos de los ejemplos que entonan ‘Los No Aptos’ para criticar a esos padres que educan desde la complacencia.

Pero la chirigota local también se dirige al jurado para explicarle el por qué han vuelto por segundo año al Falla y advertirles de que esperan recibir un no aptos tan grande como su propio nombre. Entremedias, Cataluña y el desafío independentista se cuelan en el amplio repertorio con el que ‘Los No Aptos’ sueñan equivocarse y recibir un resultado positivo, que es tan improbable como que su aventura en Cádiz será aburrida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos