Un cuarto de siglo honrando a la Virgen Blanca en el Castillo

La romeraía de la Virgen Blanca ha llenado de color la jornada del domingo/PCR
La romeraía de la Virgen Blanca ha llenado de color la jornada del domingo / PCR

La imagen ha subido a la campa de La Blanca, a hombros de peñistas y devotos, y los burgaleses han disfrutado de pinchos y una rica paella

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

A golpe de romería, pinchos y paella, los burgaleses han vuelto a cumplir con la tradición. En una soleada, y calurosa, jornada de domingo, el Parque del Castillo se ha llenado de vida para honrar a Nuestra Señora de la Blanca, patrona de la ciudad, en un acto festivo que cumple su veinticinco aniversario. Un cuarto de siglo ha pasado ya desde que el Ayuntamiento arrancase un ambicioso proyecto para convertir El Castillo en un espacio natural, de ocio, para todos los públicos, y de paso recuperase la devoción a la Virgen Blanca.

A hombros de peñistas y devotos, la talla ha salido de la iglesia de San Pedro de la Fuente a las doce del mediodía para ascender, acompañada por la música y los bailes de los grupos de danza burgaleses, al Castillo. El calor ha hecho acto de presencia desde el primer momento, así que los abanicos, las botellas de agua e, incluso, los paraguas se han convertido en protagonistas de la jornada dominical.

La romería se comenzó a realizar en 1994, para recuperar la historia de la Virgen Blanca

Los burgaleses han demostrado, una vez más, su devoción por la patrona. En la campa de La Blanca, donde se ubicara la antigua iglesia en honor a la virgen y que desapareció en la Guerra de la Independencia cuando los franceses volaron el Castillo, se han concentrado cientos de personas para asistir a la misa de campaña. Se ha recordado la historia de La Blanca, sus avatares tras la desaparición del templo medieval y la recuperación de la devoción en 1994, cuando se instituyó la actual romería y la paellada popular.

Y mientras unos rezaban, otros daban buena cuenta de los pinchos que han ofrecido algunas peñas de la ciudad, a la espera de que el arroz estuviese en su punto. La Sociedad Cultural Recreativa San Pedro de la Fuente ha sido la anfitriona en un día tan señalado para el barrio y alrededor de 60 peñistas han estado ofreciendo morro, morcilla, chorizo, pinchos morunos, torilla y brochetas de gambas a los asistentes.

La sociedad cuenta con unos 300 socios, entre los cuales, medio centenar de niñas y jóvenes que componen un grupo de danzas casi profesional, y que ha bailado también para la Virgen Blanca a lo largo de la romería. Junto a San Pedro de la Fuente se han colocado otro grupo de peñas, en un previo a El Parral que, seguro, a muchos le ha sabido a poco.

Paella «con sacrificio»

De lo que sí habrán podido disfrutar ha sido de la paellada popular. 5.500 raciones de arroz con tropezones, con marisco y carne, en cuya elaboración han estado trabajando un grupo de 25 voluntarios. El colectivo recuerda que han cumplido los 25 años «con mucho sacrificio» y gracias al apoyo de Alcampo, que desde hace dos décadas les suministra todo los productos sin discutir. En este caso, 400 kilos de arroz, 500 de marisco y otros 500 de carne, más la verdura, el tomate o el aceite.

Se han repartido 5.500 raciones de paella, cocinada desde primera hora de la mañana por un grupo de 25 voluntarios

En este aniversario tan redondo les hubiera gustado organizar «algo espectacular» o, al menos, ampliar la programación más allá de la paellada (que suele acabar de repartirse sobre las cinco de la tarde, ya que se preparan unas 30 paelleras). Sin embargo, no ha sido posible. Lamentan la escasa ayuda del Ayuntamiento de Burgos, que colabora a través de la empresa Recaditos, encargada de la logística.

Aun así, la fiesta popular se ha celebrado en un ambiente de alegría, del que han participado también las autoridades políticas. Con el alcalde, Javier Lacalle, a la cabeza, los concejales José Antonio Antón, Salvador de Foronda, Óscar González, Gloria Bañeres y Vicente Marañón han actuado de camareros, sirviendo los primeros platos de la paellada. Ahora solo queda esperar al 8 de junio para repetir el jolgorio gastronómico.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos