El Curpillos busca esquivar la lluvia, en una jornada templada para disfrute del Parral

Imagen del Parral de 2018/Ricardo Ordóñez | ICAL
Imagen del Parral de 2018 / Ricardo Ordóñez | ICAL

Burgos celebra hoy su Corpus Chico, una tradición única en España cuya vertiente religiosa se ampara en Las Huelgas y la popular, en el Parque del Parral

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La suerte ya está echada. Y, un año más, los burgaleses miramos al cielo, buscando esa rayo de esperanza en forma de cielos despejados y buenas temperaturas que nos permita disfrutar de la jornada festiva. Burgos celebra El Curpillos, o Corpus Chico, una tradición singular que entierra sus raíces en el siglo XIV, y combina con gran maestría la fiesta religiosa con la popular.

La previsión meteorológica nos anima a pensar que conseguiremos librarnos de la lluvia, que estará amenazando durante buena parte de la mañana, con cielos cubiertos. A partir de mediodía se abrirán los claros y podremos disfrutar de unas temperaturas templadas, con máximas de 20 grados, que eso sí irán descendiendo a medida que abordemos la tarde. Al menos, así lo prevé la Agencia Estatal de Meteorología.

Más información

El Curpillos arranca a las once de la mañana con la santa misa en el Monasterio de las Huelgas Reales, con presencia de autoridades civiles, militares y religiosas. A continuación, sale la procesión con el Santo Sacramento y la réplica del pendón de las Navas de Tolosa, pues no hay que olvidar que la fiesta conmemora la victoria de cristianos sobre musulmanes en el 1212, de la que Alfonso VIII se trajo el pendón como recuerdo.

Los burgaleses que se acerquen hasta el barrio de Las Huelgas podrán disfrutar de los bailes tradicionales, los danzantes y los gigantillos. A las 13:00, la comitiva es recibida por la madre abadesa de Las Huelgas y, de ahí, se traslada al Parque del Parral, donde las peñas preparan desde primera hora de la mañana las ricas viandas con las que obsequiarán (a un módico precio, para recaudar fondos para los Sampedros) a cuanto burgalés se acerque por sus carpas.

Grosso modo, se repartirán 6.000 kilos de morro, 5.000 de chorizo y morcilla, 3.000 tortillas y, luego, sardinas, paella, pinchos morunos, champiños y otro tipo de pinchos. Todo ello regado con agua, vino, cerveza y refrescos, y amenizado con charangas, músicas de Djs y actividades infantiles. Así que, este viernes 21 de junio, toca disfrutar, como previa a los Sampedros, que arrancan el jueves 27.