La ordenanza de terrazas se topa con las alegaciones de una decena de colectivos y establecimientos

La nueva ordenanza ha levantado muchas críticas de los hosteleros. /CLR
La nueva ordenanza ha levantado muchas críticas de los hosteleros. / CLR

Las alegaciones de la Federación de Hosteleros suponen «casi una enmienda a la totalidad» | El Ayuntamiento intentará tramitar el expediente antes de fin de legislatura, pero Bernabé no lo garantiza

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La aprobación definitiva de la nueva ordenanza de terrazas podría retrasarse respecto a las previsiones iniciales. Y es que, el nuevo documento ha recibido alegaciones de una decena de colectivos y particulares, algunas de ellas de gran calado, y ahora toca valorarlas. Hoy mismo se dará cuenta de las mismas en la Comisión de Licencias.

Según explica la concejala responsable de Licencias, Ana Bernabé, en las últimas semanas se han recibido alegaciones por parte de Ecologistas en Acción, la asociación Andando Burgos y varios establecimientos hosteleros particulares, amén de la propia Policía Local. A todas ellas se les suman las alegaciones presentadas por parte de la Federación de Hosteleros, que suponen una auténtica «enmienda a la totalidad», reconoce Bernabé.

De hecho, la propia Federación ya avisó en su día de su rechazo frontal a la nueva normativa, al entender que era excesivamente restrictiva y generaba distorsiones en el sector. Así, sus alegaciones salpican casi todos los aspectos que la nueva ordenanza entra a regular, empezando por el volumen de mesas disponibles, separación de zonas de paso peatonal o la prohibición de estructuras de veladores fijas.

La Federación de Hostelería asegura que, de aplicarse la nueva ordenanza, las contrataciones stivales caerían un 30%

En este sentido, Bernabé asegura que no se esperaban encontrar ese rechazo frontal de los hosteleros. «Es obvio que hay que modificarla», pero la presentación de tantas -y tan extensas- alegaciones obligará a los técnicos municipales a abordar un trabajo de análisis para intentar ajustar el texto lo máximo posible. Está claro que no se podrá contentar a todos, pero la intención pasa por aprobar la ordenanza de manera definitiva.

¿Cuándo? Eso está por ver. «Confiamos en poder dejar resueltas las alegaciones antes del final de legislatura», asegura Bernabé, aunque «ahora mismo no podemos garantizarlo», reconoce.

Ordenanza muy criticada

Sea como fuere, lo que está claro es que la modificación de la ordenanza de terrazas ha levantado ampollas. Y eso a pesar de contar con un amplio consenso político. De hecho, el nuevo texto fue aprobado inicialmente por unanimidad de todos los grupos con presencia en la Corporación el pasado mes de noviembre. Sin embargo, a la vista de las críticas que comenzaban ya a asomar y de la trascendencia de los cambios planteados, el Pleno decidió ampliar el periodo de exposición pública un mes más de lo habitual.

Y la Federación de Hostelería lo ha aprovechado. Su intención pasa por poner coto a una ordenanza que consideran «restrictiva y punitiva». «Es tal el cúmulo de limitaciones, prohibiciones y condicionantes, así como la injustificada acumulación de obligaciones y alto coste económico que no compensará al empresario la instalación de terraza alguna», aseguran en su escrito los hosteleros.

Y van más allá, asegurando que la aplicación exhaustiva de la ordenanza supondrá la reducción del número de terrazas, lo que impactará negativamente en la facturación y, por ende, se traducirá en una merma del volumen de contrataciones. Su cálculo habla de 800 contratos temporales en época estival.

A mayores, los hosteleros cuestionan de manera significativa la prohibición de estructuras de veladores fijos, habida cuenta de que la anterior normativa sí las permitía y numerosos locales han afrontado importantes inversiones para levantar dichos veladores. Ahora, si en un año tienen que retirarlos, como plantea el nuevo texto, no se descarta la solicitud de indemnizaciones.

Más información