Detenido un varón en Burgos por quebrantar la orden de alejamiento que tenía sobre una menor de 15 años

Detenido un varón en Burgos por quebrantar la orden de alejamiento que tenía sobre una menor de 15 años

La joven y el hombre, con el que había mantenido una relación sentimental ya concluida, estaban discutiendo en el portal en presencia de la madre

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Policía Local de Burgos detuvo ayer en la capital burgalesa a un hombre mayor de edad por quebrantar una orden de alejamiento que tenía sobre una menor de 15 años. La joven y este hombre habían tenido una relación sentimental y se encontraban discutiendo en el portal de la casa de la menor en presencia de la madre. Al parecer este hombre estaba intentando que la joven se fuera con él contra la voluntad de esta.

La discusión, previsiblemente desencadenada por ese intenta por parte del varón de que la joven se fuera con él, provocó que alguien avisará al 112. La Policía Local se personó en el portal de la vivienda e intercedió. En ese momento, la madre de la menor informó a los agentes de que sobre el hombre, mayor de edad, pesaba una orden de alejamiento judicial con respecto a su hija, la joven de 15 años.

El varón no llevaba ningún mecanismo que le impidiese acercarse físicamente a la joven, la Policía Local explica que esos dispositivos, tales como pulseras, se suelen ordenar en casos de violencia de género.

El hombre fue detenido y pasará a disposición judicial para que se le imponga la pena que el juzgado considere oportuna.

Cuadriplicar la tasa de alcohol

La DGT se encuentra realizando en estas fechas una campaña de control y drogas en la provincia. En uno de los dispositivos que instalaron en la noche de ayer en la Avenida Castilla y León, captaron a un hombre que cuatriplicaba la tasa de alcohol en aire respirado. El nivel máximo es de 0,25 mg/l y este varón arrojó 0,96 mg/l.

La Policía Local abrió diligencias por un presunto delito contra la seguridad vial y ahora se enfrentará a un juicio rápido donde se le impondrá la pena correspondiente.

El vehículo del hombre no presentaba evidencias de que su conductor hubiese consumido alcohol, es decir, la Policía no detuvo su coche alarmada por una conducción peligrosa, si no que le pararon en un control rutinario.