Detenidos cuatro jóvenes por robar bicicletas en comunidades de vecinos del G-3

Imagen de las bicicletas sustraídas/BC
Imagen de las bicicletas sustraídas / BC

Se ha esclarecido siete robos de bicicletas, valoradas en 800 euros | Los jovenes accedían a los cuartos de bicis con una llave facilitada por «amigos» de la comunidad

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Policía Nacional ha esclarecido siete casos de robo con fuerza ocurridos en distintas comunidades de vecinos del barrio de G-3, a partir de una primera denuncia presentada en la Comisaría Provincial en el mes de septiembre de 2018. El vecino de un inmueble de la calle Duque de Frías denunciaba la sustracción de dos bicicletas de su propiedad que guardaba en el cuarto que la comunidad destina a ese fin y al cual sólo pueden acceder mediante llave los residentes.

Las gestiones e indagaciones llevadas a cabo por los agentes encargados de la investigación dieron como resultado la localización de una de las bicicletas denunciadas en un conocido comercio de compra- venta del barrio de Gamonal, la cual junto con otras cuatro bicis habían sido vendidas a ese establecimiento por la misma persona.

Asimismo, y con objeto de esclarecer los hechos y determinar la implicación del vendedor, también se cotejó la existencia de otras denuncias por hechos similares, consiguiendo determinar la autoría de los robos a un grupo de cuatro varones de 21 y 22 años, siendo uno de ellos hijo del hombre que vendió las bicis al establecimiento de compra-venta.

Los cuatro jóvenes han sido detenidos como presuntos autores de robo con fuerza en dos inmuebles situados en la calle Duque de Frías y calle Loudum, en los que se ha determinado hasta la fecha la sustracción de siete bicicletas, cuyo valor supera los 800 euros.

Modus Operandi

El modus operandi de estas personas para acceder a los «cuartos de bicis» era la utilización de una llave que previamente les habían facilitado otro «amigo» residente en la finca y siempre previo pago de una determinada cantidad de dinero obtenida por la venta de la bicicleta sustraída . De este modo entraban en los cuartos sin forzar la cerradura, si bien una vez en el interior utilizaban la fuerza para liberar las bicicletas de sus candados.

Los agentes investigadores han identificado a estas personas debido al trabajo de inspección y control que tiene específicamente asignado la Policía Nacional sobre los establecimientos de compra-venta, los cuales deben llevar un estricto control sobre todos los productos que se compran y se venden, asegurándose que su procedencia no es ilícita según establece la correspondiente normativa.