Ecologistas en Acción achaca la contaminación atmosférica en Burgos al tráfico y no al polvo del desierto

Ecologistas en Acción achaca la contaminación atmosférica en Burgos al tráfico y no al polvo del desierto
Fotolia

El grupo ecologista explica que la presencia de particulas de polvo del desierto no fue especialmente significativa durante el fin de semana y que el límite de PM10 se excedió por los motores de combustión de los automóviles y las calderas

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Ecologistas en Acción (EaA) ha emitido un comunicado explicando que la presencia de polvo del desierto en Burgos no fue especialmente significativa durante el fin de semana y que la principal causa de la contaminación atmosférica con partículas PM10 son los motores de combustión de los automóviles y las emisiones procedentes de las calderas de gasoil.

El grupo ecologista contradice la explicación que dio ayer la concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento burgalés, Carolina Blasco, en la que sostenía que la ciudad sobrepasó los límites de contaminación por el polvo del desierto y que la situación, pese a ser anómala, «no es preocupante».

Más información

«Es el tráfico rodado la principal fuente de emisiones. Prueba de ello es que en el único día en el que no se han superado los límites diarios ha sido el domingo, día en el que la ciudad registra menor nivel de tráfico», han explicado desde EaA.

Asimismo, han asegurado que Blasco «está poniendo excusas para no asumir su deficitario trabajo en cuento a la protección contra la protección atmosférica» y «ha dado muestra de una gran irresponsabilidad al restar importancia a la contaminación y ha eludido llevar a cabo cualquier acción que proteja la salud de la ciudadanía burgalesa».

Por otro lado, EaA ha manifestado que el Consistorio burgalés lleva «12 años de retraso y sigue sin iniciar el procedimiento para aprobar el protocolo de actuación frente a la contaminación del aire», un hecho que se suma a la «mala gestión» de competencias en calidad del aire de la Junta de Castilla y León.

«El resultado de esta inoperancia es que en Burgos se ha superado el límite diario de partículas PM10 sin que por parte de las autoridades se haya adoptado ninguna medida, ni informativa ni de limitación del tráfico urbano al carecer de planes de acción a corto plazo», han explicado desde el grupo ecologista.