El exdirector Caja Círculo asegura que la integración regional de cajas no les beneficiaba «en nada»

El director general de la Caja de Burgos, Santiago Ruiz (d), conversa con el presidente de la comisión de investigación./EFE/ NACHO GALLEGO
El director general de la Caja de Burgos, Santiago Ruiz (d), conversa con el presidente de la comisión de investigación. / EFE/ NACHO GALLEGO

El exdirector general de la Caja del Círculo Católico de Burgos, Santiago Ruiz, da cuenta de los motivos que llevaron a la caja a rechazar la 'fusión fría' planteada en su día por la Junta

EFE

El exdirector general de la Caja del Círculo Católico de Burgos, Santiago Ruiz, máximo ejecutivo entre 2001 y 2011, ha asegurado hoy que esta caja no se integró en la 'fusión fría' planteada por la Junta con el resto de las entidades de Castilla y León porque no les beneficiaba «absolutamente nada».

Durante su comparecencia ante la comisión de investigación creada en las Cortes de Castilla y León para analizar la gestión de las cajas de ahorro de la Comunidad y su desaparición, Ruiz ha argumentado que la situación económica de Caja Círculo en 2008, momento en el que la Junta planteó la necesidad de crear el denominado 'músculo financiero', «era buena».

El exdirectivo ha añadido que incluso esa integración con el resto de cajas de la Comunidad «podía perjudicar» a la entidad burgalesa, que en su opinión «estaba reforzada y no necesitaba» esa 'fusión fría', por lo que finalmente el Consejo de Administración optó finalmente por rechazar esta posibilidad.

Para contestar a las preguntas planteadas por los diferentes grupos parlamentarios, Ruiz ha recordado que el propio presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, reunió a los directivos de las cajas de la Comunidad para plantearles la necesidad de que unieran fuerzas para crear una «gran caja» autonómica, aunque ha apostillado que en ningún caso hubo «amenazas», sino que dejaron «libertad» para tomar la decisión.

Sí ha explicado, sin desvelar quién lo hizo, que le trasladaron la consigna «de Bruselas» sobre la necesidad de que las cajas de ahorros «desaparecieran» porque eran consideradas como «algo anacrónico» que tenían «que convertirse en bancos».

«No sé si he desvelado algo...a mi me llegó eso, que las cajas eran una figura que no se adecuaba a la buena gestión y a los riesgos», ha añadido en su último turno de intervención el exdirectivo, sobre la influencia de las instituciones europeas en el proceso de conversión de las cajas de ahorro españolas en grupos bancarios.

Tras rechazar en 2008 la integración con las entidades financieras de la Comunidad, Ruiz ha recordado que pasaron dos años y fueron configurándose diferentes grupos fusionados, por lo que el Consejo de Administración entendió que debían buscar alianzas con otras entidades para «reforzar» la posición de Caja Círculo.

Integración en Ibercaja

La entidad burgalesa prefirió no integrarse en grupos ya creados porque suponía someterse a las normas que tenían preestablecidas, por lo que encontraron en Caja Inmaculada (CAI) y Caja de Badajoz dos entidades saneadas con las que poder compartir inicialmente el denominado SIP Caja3, finalmente integrado en lo que hoy es Ibercaja Banco.

Sobre los motivos del fracaso del intento de la Junta por constituir una caja única de Castilla y León, Ruiz ha preferido no dar una respuesta y se ha limitado a decir que «quizás Caja Círculo fue la primera en decir no, pero no fue la única», ya que el resto podían haberla formado. «Éramos la más pequeña, tampoco tuvimos que marcar una tendencia», ha sostenido.

Preguntado por los motivos de la desaparición de las cajas en Castilla y León, Ruiz ha opinado que no fueron una excepción en España y fueron víctimas de los efectos de la crisis financiera, que derivó en la falta de recursos de las empresas a las que tenían como clientes para hacer frente a los créditos suscritos. En concreto, el exdirector general de Caja Círculo ha defendido las operaciones de refinanciación que acometieron porque fue «un intento de no hacerlas quebrar» y de hecho «alguna de ellas pudieron salir adelante» por esta ayuda.

Sobre las prejubilaciones en otras entidades y su caso particular, Ruiz ha explicado que dirigió la Caja sin un contrato de alta dirección durante 5 años y que, posteriormente, renunció a una serie de beneficios que le correspondían tras aprobarlos así el Consejo de Administración. De hecho, ha explicado que actualmente no percibe las retribuciones que le hubieran correspondido, sino las correspondientes al fondo de pensiones del resto de trabajadores y la de la Seguridad Social por sus cotizaciones públicas.

«Demasiado pequeña»

Tras la de Santiago Ruiz, en el mismo foro parlamentario ha comparecido el expresidente de la Comisión de Control de Caja Círculo, Miguel Alejandro Martín Pérez, quien ha explicado que esta entidad era «demasiado pequeña y por recomendación del Banco de España» accedió finalmente a integrarse en Caja3 para «ir a los mercados con más garantías».

También ha detallado que la votación que deparó la negativa de Caja Círculo a integrarse con el resto de entidades financieras de Castilla y León fue «rocambolesca», ya que el notario contratado para realizar el recuento «se llevó los votos a su casa y no se dio el resultado hasta que otras cajas se manifestaron»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos