Exhibiendo la historia del Solar del Cid

Vitantes miran las excavaciones en el Solar del Cid / CLR

La arqueóloga Fabiola Monzón dirige varias visitas guiadas al Solar del Cid para explicar los espacios descubiertos tras la nueva excavación

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Hace unos meses, el aspecto del Solar del Cid era muy diferente. Una zanja excavada en el suelo desvelaba que estuvo ocupado desde la Alta Edad Media hasta el siglo XVI, cuando el Ayuntamiento de entonces (Regimiento de Burgos) lo adquirió al Monasterio de San Pedro de Cardeña.

Sin embargo, si hoy bajamos la vista para observar el mismo lugar encontramos nuevos descubrimientos, como ya lo han hecho decenas de burgaleses en las visitas guiadas desarrolladas este fin de semana. La ampliación de 95 metros cuadrados de la intervención arqueológica ha desvelado tres espacios en el solar, ocupados en diferentes épocas y con diferentes actividades.

La fase más antigua corresponde a la Alta Edad Media. Entonces, el solar albergó una edificiación con actividad agrícola, ya que se han encontrado silos y semillas. Después, en el mismo terreno se construyó una gran vivienda con varias estancias, como un patio y un pozo. Por último, se ha comprobado que, del siglo XV al XVI, el solar se convirtió en un taller artesanal.

En 2018, el Ayuntamiento volverá a destinar parte de los 2 millones de euros consignados al plan de empleo para acometer una nueva campaña de excavaciones. Quién sabe si entonces se podrá confirmar la leyenda de que en el solar estuvieron las casas del Cid Campeador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos