Fallece un joven en la explosión de un piso tutelado en la Barriada San Juan Bautista

La explosión ha dejado un fallecido / Gabriel de la Iglesia

El suceso se ha producido sobre las 11:30 debido a una explosión de gas| La vivienda afectada es propiedad de la Junta y se trata de un piso tutelado en el que residían cuatro pacientes de Fuente Bermeja

AYTHAMI PÉREZ MIGUEL , PATRICIA CARRO y GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Un joven de 29 años ha fallecido esta mañana en una explosión de gas registrada en un domicilio de la calle Modesto Ciruelos, en la Barriada de San Juan Bautista. Desde un primer momento, todos los indicios apuntan a que ha sido un accidente, si bien, un equipo de unidad de Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX) de la Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación.

El suceso ha tenido lugar sobre las 11:30h, en el primer piso del último bloque de edificios de la calle Modesto Ciruelos, en las traseras del colegio Aurelio Gómez Escolar, y la vivienda ha quedado destrozada. En el domicilio residían cuatro pacientes del Hospital Psiquiátrico de Fuente Bermeja, en régimen de tutelaje por parte del Servicio de Psiquiatría del Sacyl. Se trata de pesonas con algún tipo de enfermedad mental, pero dadas de alta clínicamente, y que están en proceso de integración en la vida laboral.

El subdelegado del Gobierno, Pedro Luis de la Fuente, ha explicado que el fallecido sería uno de ellos, un joven de 29 años, burgalés y cuya familia reside en la capital.Los otros tres compañeros no se encontraban en la vivienda en el momento de la explosión.

La deflagración se ha producido en un edificio propiedad de la Junta de Castilla y León, que está cedido para pisos tutelados a las asociaciones Aspanias, Apace y Prosame, mientras que Psiquiatría utiliza la primera planta. Pese a la gravedad de la deflagración, no ha sido necesario desalojar a los vecinos de los edificios colintantes, pero sí el colegio Aurelio Gómez Escolar (aunque los alumnos volvían a las aulas una hora después).

También se han tenido que desalojar los pisos superiores. En total, el bloque cuenta con cuatro pisos y un bajo, con tres viviendas por piso. Dadas las características de la explosión, que ha destrozado la vivienda y ha generado un importante humo negro, en un primer momento solo se ha podido desalojar a los vecinos del bajo y el primer piso. Una vez controlada la situación, la Policía Nacional ha revisado el bloque y ha desalojado a todos los vecinos de los pisos ubicados por encima del afectado. Uno de los vecinos, sin embargo, ha permanecido en el interior de su vivienda al tener movilidad reducida. En vez de desalojarle, un equipo del parque de bomberos ha permanecido con él.

Eso sí, unos y otros podrán volver a sus viviendas, toda vez que el edificio no cuenta con daños estructurales. Así lo han confirmado fuentes del Ayuntamiento de Burgos, cuyos técnicos han supervisado el edificio, y de la Junta de Castilla y León. Los bomberos también han revisado «escrupulosamente» el inmueble, insisten, así que no hay riesgos para el resto de vecinos.

Serán las asociaciones las que determinen si conviene que sus usuarios pasen la noche o no en el edificio, aunque la mayoría opta por el realojo. Por lo que respecta a los tres compañeros del fallecido, han vuelto al Hospital Fuente Bermeja, ha confirmado el delegado territorial, Baudilio Fernández Mardomingo.

Amplio dispositivo

En el lugar han estado trabajando efectivos de los Bomberos de Burgos, Policía Nacional, Policía Local y Emergencias Sanitarias-Sacyl, que han movilizado una ambulancia de soporte vital básico y una UVI móvil. También, Policía Científica, que junto con un equipo de los TEDAX se encargará de determinar las causas de la explosión.

«Todo parece indicar que es un accidente, pero hay que esperar al informe de la Policía Científica», han explicado fuentes de la Comisaría de Burgos. Los técnicos de gas natural han realizado la revisión oportuna y, según explican fuentes consultadas, no han hallado ninguna fuga en la red.

Lo que sí se ha podido comprobar es que la deflagración se ha registrado en uno de los dos dormitorios con los que cuenta la vivienda. La potencia de la explosión ha derruido toda la fachada exterior del inmueble, así como uno de los tabiques internos. Posteriormente ha provocado un incendio que ha calcinado buena parte de la vivienda.

A pesar de la rápida actuación de los equipos de emergencia, nada se ha podido hacer para salvar la vida del fallecido. De hecho, cuando los bomberos han accedido al interior del inmueble, el joven ya había fallecido.

También se han acercado hasta el lugar Protección Civil y efectivos del grupo de rescate GREM, aunque no ha sido necesaria su actuación. Y médicos y enfermeros del Hospital Fuente Bermeja, que todos los días visitan a los cuatro usuarios, dentro del programa de seguimiento y evaluación, ha comentado el subdelegado del Gobierno.

En la zona han estado presentes, del mismo modo, trabajadores de Apace. A ellos, al resto de los vecinos del inmueble y a la familia del fallecido les están atendiendo profesionales del servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Burgos. Paralelamente, efectivos de la brigada municipal de obras se han desplazado con una excavadora para retirar los escombros y consolidar la fachada ante el riesgo de nuevos desprendimientos.

La zona ha permanecido acordonada todo el día. Los arquitectos municipales seguirán haciendo evalución del lugar, por lo que será necesario mantener la zona cerrada, aunque el edificio no tiene daños estructurales.

Más información