La falta de legislación sobre los 'free tours' enfrenta a guías titulados y aficionados

Una guía turística oficial atiende a dos visitantes/IAC
Una guía turística oficial atiende a dos visitantes / IAC

Las visitas guiadas a cambio de propina han llegado a Burgos y han encendido a los guías oficiales, que han superado exigentes pruebas de la Junta para exponer el patrimonio

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Los cambios en cada sector económico no son siempre para bien o, al menos, casi nunca son bien recibidos por los profesionales. Al alquiler de viviendas entre particulares o los coches con conductor se suman ahora los tours turísticos a cambio o no de una propina. Estos últimos son propuestas turísticas que acaban de desembarcar en Burgos de la mano de la empresa líder mundial en reservas de actividades turísticas, Civitatis, pero que en otros lugares de todo el mundo llevan tiempo siendo una realidad.

La compañía, una plataforma de oferta de actividades que se encargan de realizar terceros, defiende que los, condenados por algunos y celebrados por otros, 'free tours' son una actividad más que ofrecen compañías turísticas que cumplen con la legislación vigente, explica Enrique Espinel, subdirector y responsable de operaciones de Civitatis. Además, apunta, que se trata de una propuesta turística que «ha llegado para quedarse» y que da pie a posteriores contrataciones de visitas.

En este sentido, Espinel, que cree que no se deben de limitar los 'free tours' porque suponen un gancho para la ciudad, al tiempo que entiende la preocupación de los guías turísticos. «Son el primer contacto, luego generan más demanda», explica. Según datos que maneja Civitatis, el 50% de las reservas que gestionan son 'free tours' y el 20% de los turistas que los reclaman después contratan otra visita guiada de pago.

Además, la presencia de Burgos en Civitatis, con tres actividades turísticas -dos de pago y el 'free tour', sitúan a la ciudad en el mapa de una comunidad con tres millones de clientes, destaca Espinel, quien asegura que ya trabajan en ampliar el catálogo de propuestas turísticas por la capital y la provincia, apoyándose en el interés que despiertan las bodegas.

Un sector que echa humo

Sin embargo, aunque hay turistas que pueden celebrar que existan 'free tours', los guías turísticos oficiales están muy enfadados con esta posibilidad y culpan a la Junta de Castilla y León de que no se tomen medidas contra una propuesta basada en la falta de titulación y la economía sumergida.

En primer lugar, porque los guías oportunamente acreditados han superado un exigente examen de la Junta de Castilla y León y saben hablar, al menos, tres idiomas. Y, después, porque los que realizan estas visitas gratuitas esperan una compensación en forma de propina voluntaria. Claro, ese beneficio podría ser declarado para que tributase como cualquier otro, pero parece más que razonable pensar que la compensación acaba en economía sumergida.

«Trabajar por una propina es un retroceso de miles de años en derechos laborales» Nicolás Heras, presidente de la asociación de guías oficiales de burgos

El presidente de la Asociaciación de Guías Oficiales de Burgos, Nicolás Heras, va más allá y considera que «trabajar por una propina es un retroceso de miles de años en derechos laborales». Además, asegura que, en muchos casos, estos 'free tours' le pueden salir al turista más caros que uno de pago. Según Heras, es común que un turista dé 10 o 20 euros al guía, cuando esa visita podría haberle costado 8 o 12 euros con un guía oficial. De ahí que Heras culpe en muchos casos al turista.

Por otro lado, la economía sumergida que se fomenta con estas prácticas puede acabar con que todos los guías, oficiales y no oficiales, acaben siendo optando por la «ilegalidad», en palabras de Heras, quien condena que la Junta no haga nada contra quien atenta contra este subsector del turismo, que es la primera fuente de ingresos en España. «Es desesperante», lamenta.

Asimismo, Heras argumenta aún más su severa postura con la regulación fiscal que tiene un guía turístico oficial, de cuyos ingresos, el 41% se van en tributos. Esto, antes, cuando tenían más trabajo, podía pasar más desapercibido, pero, «en estos momentos en los que no tenemos trabajo no se puede pasar», advierte Heras.

«Estamos en una situación desesperada y va a reventar» Nicolás Heras, presidente de la asociación de guías oficiales de burgos

Así las cosas, los guías oficiales condenan esta situación en la que se da pie a «trabajar gratis» y se preguntan si en cualquier otra profesión se toleraría que alguien trabajase por una propina. Y la situación es tan complicada que se ha llegado a parar por la calle a personas que estaban ofreciendo un tour gratuito.

De hecho, ante las numerosas irregularidades que están detectando los guías turísticos, especialmente las que tienen que ver con la competencia desleal, están documentandolas y puede ser que llegue a darse el caso de que se denuncie a la misma dirección de Turismo de la Junta por prevaricación.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos