La familia de un menor burgalés denuncia engaño por parte de una ONG de formación en Estados Unidos

La familia, residente en Burgos, pagó miles de euros para que su hijo estuviera un año en un centro del país americano

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La familia de un menor, de 15 años, residente en Burgos, se siente «engañada» por una ONG de intercambio formativo internacional. Esta familia pagó varios miles de euros a la organización para que su hijo estuviera un año lectivo en un centro educativo de Estados Unidos con una familia de acogida.

En declaraciones a la SER en Burgos, aseguran que la organización sin ánimo de lucro AFS Intercultura retrasó un mes el viaje del menor a Estados Unidos y, una vez allí, se encontraron con que le habían matriculado en lo que denominan «una especie de academia fundamentalista católica».

Con su hijo en Estados Unidos, comprobaron en internet desde España que se trataba de un centro que basaba la formación, impartida a partir de fichas, con la única supervisión de voluntarios y un pastor religioso, en la interpretación literal de la Biblia, con contenidos homófobos, sexistas y racistas.

La madre del menor, Rosa, que ha preferido no facilitar su apellido para preservar la identidad de su hijo, ha asegurado que «la gota que ha colmado el vaso» es que en la página web del centro contemplan el castigo corporal como bueno para una «disciplina adecuada».

Tras las quejas de los padres, el chaval les llamó y les dijo que le habían ordenado hacer la maleta porque le iban a llevar en coche a otra ciudad.

Aseguran que, en un primer momento, desde AFS Intercultura en España no les sabían decir qué estaba ocurriendo, por lo que durante casi dos horas temieron por la seguridad de su hijo.

Finalmente, el menor fue llevado al domicilio de una voluntaria de la organización de la que los padres apenas tenían datos y, al ver que seguía sin matrícula en ningún centro educativo, unos días después decidieron que regresara a España tras quince días en Estados Unidos.

La familia del menor ha creado una dirección de correo electrónico, abusoprogramasextranjero@gmail.com, para poder contactar con otras familias ante la sospecha de que el suyo no sea un caso aislado.

De forma paralela, han requerido a la organización que contrataron para que les devuelva el dinero y estudian presentar una demanda civil para reclamar.

Fuentes de la empresa se han limitado a reconocer que el menor estuvo matriculado en el programa y han asegurado a Efe que no comparten la versión de esta familia, aunque prefieren no dar su versión y se reservan «posibles acciones legales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos