Fernández Santos vería con «excelentes ojos» un acuerdo político para cambiar el color del Ayuntamiento

Antonio Fernández Santos, concejal del PSOE/PCR
Antonio Fernández Santos, concejal del PSOE / PCR

El socialista afirma que los burgaleses están «hasta el gorro de Lacalle» y piden un cambio político | Considera «impropio» que los partidos se pongan vetos en la conformación del Gobierno de la Nación

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El concejal socialista Antonio Fernández Santos vería con «excelentes ojos» un acuerdo entre fuerzas en el Ayuntamiento de Burgos para que se produzca un cambio político y echar a Javier Lacalle y el Partido Popular del Gobierno municipal. «Me parece bien un cuerdo de fuerzas políticas para que haya un cambio en el Ayuntamiento», ha afirmado, sin descartar ninguna opción salvo Vox, aunque no la ha nombrado expresamente, pero de cuyas propuestas municipales duda seriamente.

Fernández Santos ha asegurado que la política municipal está para hacer mejor la vida de los ciudadanos, para que la ciudad progrese, así que «cualquier acuerdo con ese objetivo es válido». Y, en el caso de Burgos, «lo que se palpa en la calle» es la necesidad de un cambio de gobierno; «es lo que pide la inmensa mayoría de los burgaleses» pues «están hasta el gorro de Javier Lacalle» y no han entendido, tampoco, su doble candidatura a la Alcaldía y al Senado.

Más información

De ahí que el socialista apueste, si es necesario, por un acuerdo político, ya sea con Ciudadanos o con cualquier de las otras fuerzas que pueda conseguir representación en el Ayuntamiento. Eso sí, sin nombrar expresamente a Vox ha dudado de que se pueda sumar a un acuerdo con el PSOE pues sus propuestas no son asumibles por los socialistas.

Mientras, si se habla de pactos en el ámbito nacional, Antonio Fernández Asntos cree que es «absolutamente impropio que partidos democráticos sepongan vetos» a la hora de negociar para la conformación de un Gobierno. En estos casos deben de primar los intereses del país frente a los intereres partidistas. Sin embargo, Cs parece más interesado en convertirse en la primera fuerza de la derecha que en el país, ha apuntado el socialista.