Una fiesta convertida en tragedia (simulada)

El simulacro ha contado con profesionales de diferentes ámbitos / PCR

Los alumnos de Enfermería participaron ayer en el simulacro de actuación sanitaria con múltiples víctimas organizado en la Facultad de Ciencias de la Salud

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Una explosión, humo, gritos de auxilio, lamentos, sirenas de ambulancias, órdenes apresuradas, carreras... Y una fiesta convertida en tragedia, afortunadamente simulada. La Facultad de Ciencias de la Salud ha sido testigo, un curso más, de un simulacro de actuación sanitaria con múltiples víctimas, organizado para el entrenamiento de los alumnos de Enfermería.

La actividad tuvo lugar ayer tarde, en el antiguo helipuerto del Hospital Militar, donde se concentraron efectivos del Parque de Bomberos de Burgos, la Agrupación de Protección Civil, técnicos de emergencias sanitarias, Ambulancias Rodrigo, médicos del Hospital Universitario de Burgos y profesores de la facultad. El objetivo: mostrar a los alumnos de enfermería de urgencias y cuidados críticos cómo serán sus futuras intervenciones, una vez abandonen las aulas de la Universidad.

El simulacro empezó con una explosión, controlada por los bomberos, tras la cual solo se pudieron oír los gritos de los alumnos que celebraban, supuestamente, una fiesta universitaria en un local. A continuación, las sirenas de las ambulancias pusieron sobre aviso de lo ocurrido y, tras ellas, llegó Protección Civil, que rápidamente comenzó a montar sus puestos operativos.

Mientras, los técnicos sanitarios procedieron a evaluar el estado de las víctimas, evacuándolas del edificio afectado y, tras una primera atención, trasladándolas al hospital de campaña. De ahí, a las ambulancias para su evacuación al centro hospitalario. Los alumnos participaron activamente del ejercicio, como heridos y sanitarios, atendiendo las órdenes de los profesionales, escuchando sus recomendaciones y preguntando sus dudas. El resto del alumnado, de público aplicado, pasando un buen frío aunque en una intervención real seguramente ni notasen las bajas temperaturas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos