La Fiscalía pide 21 años de cárcel por tres agresiones sexuales con intento de violación

Palacio de Justicia, sede de la Audiencia Provincial/BC
Palacio de Justicia, sede de la Audiencia Provincial / BC

Los hechos tuvieron lugar en la mañana del 14 de febrero del 2017, cuando el acusado agredió de manera consecutiva a tres mujeres, una de ellas religiosa d

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La Fiscalía de Burgos pide 21 años de prisión para un hombre, de 36 años, acusados de tres delitos de agresión sexual, uno de ellos en la modalidad de violación, cometidos contra tres mujeres en la mañana del 14 de febrero de 2017 en la capital burgalesa. Las agresiones se produjeron de manera consecutiva y se frenaron ante la llegada de la Policía Nacional, que tras una persecución por el Paseo de la Isla, consiguió detener al sujeto, en prisión provisional desde entonces.

Los hechos descritos por el Ministerio Fiscal en su escrito arrancan sobre las seis de la mañana del 14 de febrero, cuando el acusado abordó a una mujer en la calle La Puebla. La arrinconó contra una pared y comenzó a realizarle tocamientos de índole sexual. La joven intentó zafarse de su agresor en varias ocasiones y solo lo consiguió cuando le agarró por los genitales, librándose del agarre para pedir ayuda.

El hombre huyó del lugar y, en las inmediaciones del Instituto López de Mendoza, abordó a otra joven, que se dirigía a la estación de autobuses. La tiró al suelo, la inmovilizó y realizó tocamientos de índole sexual, incluso por debajo de la ropa. Los gritos de la víctima alertaron a varios viandantes, que acudieron a su rescate, y el sujeto volvió a huir, en esta ocasión, con dirección al Paseo de la Isla.

Allí se encontró con la tercera de sus víctimas, una religiosa que acababa de salir del Hospital San Juan de Dios y a la que también agredió sexualmente. La tiró al suelo, la inmovilizó, realizó tocamientos sexuales, la golpeó en la cara en repetidas ocasiones y la amenazó. Ella consiguió moderle la mando cuando el sujeto le metió los dedos en la boca.

La llegada de varias patrullas de la Policía Nacional frenaron la agresión y el acusado salió huyendo a la carrera. Tras una persecución intensa por el Paseo de la Isla, el hombre tropezó, cayó al suelo y fue detenido, no sin antes oponer resistencia «muy activa», afirma la Fiscalía, forcejeando con los agentes y lanzando patadas al aire, sin impactar en ninguno de los policías.

Por todo ello, la Fiscalía pide 3 años de prisión por la agresión sexual a la primera de las víctimas, otros 9 por la cometida contra la segunda, calificada de violación, y 7 años y seis meses por la agresión a la religiosa. También está acusado de los delitos de atentado, por el que se piden 9 meses de prisión, y lesiones, otros 6 meses de cárcel. La petición se completa con 10 años de libertad vigilada e indemnizaciones de 13.500 euros para las víctimas.

Entre ellas, también se encuentra un policía nacional que resultó herido cuando el vehículo que conducía, durante la persecución, impactó contra un árbol. El acusado permanece en prisión provisional, comunicada y sin fianza desde el 17 de febrero de 2017. La apertura de juicio oral se producirá este abril.