Héctor Aguilar: «Tribu es necesario porque hay gente que no encuentra el lugar para mostrar sus creaciones»

Héctor Aguilar, organizador del evento/AIA
Héctor Aguilar, organizador del evento / AIA

El Festival Tribu contará con 37 actividades que se desarrollarán en diez espacios públicos del centro de Burgos entre el 17 y el 23 de septiembre

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

Héctor Aguilar es ingeniero de formación y organizador del Festival Tribu por vocación. En esta ardua tarea le acompañan Héctor Dueñas, administrativo, y Alfonso Gutiérrez, farmacéutico. Este año se enfrentan a su quinto Tribu. Se celebra entre los días 17 y 23 de septiembre y seguro que será un éxito, al igual que lo fue el año pasado, en el que 30.000 personas disfrutaron de las diferentes actividades durante los siete días en los que se desarrolló el festival. Este año, se llevarán a cabo un total de 37 actividades centradas en la arquitectura o la pintura efímera y, sobre todo, la música en 10 espacios públicos diferentes, como la Biblioteca Municipal o la Plaza San Juan, entre otros. Aguilar asegura que ya se ha convertido para él en un trabajo más en su día a día, uno que hace con gusto.

Desde el año 2013, este festival consigue sacar la cultura a la calle y ya ha encontrado las claves en las que se quieren centrar: «música, arte y gastronomía», tal y como asegura Aguilar. Una iniciativa necesaria en palabras del organizador porque «no hay nada similar en la ciudad. Hay gente que no encuentra el lugar para mostrar sus creaciones y necesita que alguien les impulse».

Todos los públicos tiene cabida en esta cita y es que la accesibilidad es uno de los temas a los que más importancia le dan, asegura el organizador al tiempo que recuerda que «habrá intérpretes de lengua de signos». Los niños también tienen importancia, como desmuestra la programación de hasta cuatro talleres formativos en la Biblioteca de San Juan.

Durante siete días, «Tribu le aporta a la ciudad una propuesta diferente de arte urbano en el que participan y han participado todos los grupos de Burgos». Y es que en gran parte el festival se nutre de los artistas locales. Algo así como un evento de Burgos para la gente de Burgos. «Aquí encuentran el espacio y el momento para decir lo que tengan que decir, queremos que todos los artistas sientan que pueden aportar algo al festival, estamos abiertos a cualquier propuesta que cuadre con la idea del festival», afirma Aguilar. Pero además de aglutinar todo el arte local, también acuden artistas nacionales e internacionales.

Con todo, el trabajo no se circunscribe a la semana de festival, sino que durante todo el año organizan un ciclo de conciertos -y otras citas culturales- en alguna de las salas con las que colaboran, como la sala Carabás o la Casa de las Musas «para que los artistas trabajen juntos».

A pesar de ser el quinto aniversario, Aguilar destaca que la edición de este año está organizada de la mejor manera posible, con algunas novedades como la cata con Fernando Mayoral, que «aglutina los aspectos claves del festival», como la pintura en directo y música clásica. Además, la cata de Mayoral es totalmente diferente. No presenta el vino como tal, sino que explicará el recorrido de la historia del vino con un toque vanguardista. En esta edición también se han buscado zonas para el arte urbano como Plaza Bernardas, «que están ocultas, zonas grises para darles otra vida» con la actividad de Reforestando.

Festival Tribu

Aguilar afirma que el festival cambiará en un futuro. «El nivel artístico irá cambiando y nos iremos adaptando a lo que pide la gente». Eso sí, para lograr esa evolución, se antoja fundamental el apoyo institucional. Un apoyo que «cada vez es menor». De hecho, el festival tuvo que suspenderse en su edición de 2016 por el retraso en el cobro de la subvención municipal pactada en su día. «Queremos hacerlo aquí y que crezca, pero podría llegar el momento en el que nos tengamos que ir para seguir creciendo». Ojalá se pueda seguir disfrutando mucho tiempo del espectáculo y demostrando que Burgos es «mucho más que la morcilla y la Catedral».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos