La hermandad burgalesa restaurará la talla del cristo fracturado pero necesitará apoyo económico

El Cristo de las Santas Gotas procesionó sin el brazo izquierdo y sin la corona. /APM
El Cristo de las Santas Gotas procesionó sin el brazo izquierdo y sin la corona. / APM

El prior de la Real Hermandad de la Sangre del Cristo de Burgos y de Nuestra Señora de los Dolores confirma que se tendrá que encajar el brazo y realizar una nueva corona

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

Han pasado dos días desde que la talla del Santísimo Cristo de Burgos se cayerá hacia delante cuando los cofrades la colocaban en vertical sobre el trono en andas en el que procesionaría. En este percance se desprendió el brazo izquierdo de la imagen, se partió el mástil de la cruz y la corona de espinas quedó dividida en dos.

Tras reunise ayer, los miembros de la Hermandad de la Sangre del Cristo de Burgos y de Nuestra Señora de los Dolores decidieron que la talla se restaurará. Se trata de una réplica en madera de la original que se encuentra en la iglesia de la capital burgalesa de San Gil Abad y data del siglo XIII. El prior de la hermandad, Luis Isasi, confirma que la talla se restaurará porque la reparación es «sencilla».

Aún así y aunque no se sabe el coste de la restauración, ya apunta que necesitarán apoyo económico, «con las cuotas simbólicas que abonamos no será suficiente, somos una entidad sin ánimo de lucro, con lo que necesitaremos algo de apoyo», apunta el prior.

Durante la restauración se tendrá que encajar el brazo desprendido, que no ha sufrido grandes daños, y reparar el mástil de la cruz. Isasi todavía no puede confirmar si será necesaria la sustitución del mástil de la cruz por uno nuevo. Lo que sí se precisará será una nueva corona de espinas para la cabeza del Cristo de las Santas Gotas de Bugos.

A pesar de este percance que causó preocupación y disgusto entre cofrades y devotos, el cristo procesionó en posición horizontal como venía siendo habitual el Domingo de Ramos.

Más información