Hostelería alegará contra la Ordenanza de Terrazas, cuya aplicación reducirá un 30% la contratación en verano

La ordenanza está en fase de información pública/BC
La ordenanza está en fase de información pública / BC

El sector está muy molesto con el Ayuntamiento, pues ha elaborado la ordenanza sin consultar con la federación | Ciertas medidas afectan directamente al bosillo de los hosteleros

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La Federación de Empresarios de Hostelería de Burgos está preparando alegaciones contra la nueva ordenanza de terrazas, que se aprobó de manera provisional el pasado noviembre. Tienen hasta el 15 de enero para presentarlas, y así lo harán, en cuanto las tengan consensuadas con los hosteleros, pues la ordenanza no ha sentado nada bien en el sector, dado que no se les ha tenido en cuenta.

«Se ha hecho sin contar con nosotros», afirma Enrique Mata, presidente de la federación, puesto que es un trabajo realizado por los técnicos municipales y los políticos. De ahí que algunas de las medidas incorporadas choquen frontalmente con el funcionamiento ordinario del sector, y vayan a tener importantes consecuencias a corto y medio plazo, vamos, en cuanto entre en vigor la normativa.

Así, la federación estima que se reducirá la contratación de personal en verano, con una pérdida del 30% de los contratos previstos, ante la reducción de mesas en las terrazas. La reorganización de los veladores, medidas como la exigencia de guardar 1,80 metros de distancia entre las mesas y la reducción de filas de terrazas llevarán aparejada una merma en el número de mesas y, por tanto, se requerirá de menos personal.

Más información

Mata afirma que «se van a cargar un 30% de los contratos de verano», pues se hacen en su mayoría para cubrir las terrazas. Además, la federación lamenta que los cambios no afecten por igual a todas las zonas de la ciudad, pues «parece que el centro está más mirado», y algunas exigencias deberían ser de aplicación homogénea. Sobre todo en lo relativo a priorizar pasos peatonales, por ejemplo.

También la normativa tendrá efectos dispares en Sombrerería, San Lorenzo y La Flora. En esta última, las terrazas quedarían en medio de la plaza, eliminando los veladores adosados a la fachada, y se dividirá el espacio disponible entre el número de solicitudes, con independencia del tamaño o las características de establecimientos. Mientras, en San Lorenzo se prohibirán hasta los toldos, dejando solo dos mesas por fumadores, y Sombrerería perderá una fila de terraza.

La Federación de Empresarios de Hostelería reconoce que era necesario actualizar la ordenanza, pues «hasta ahora estaba mal regulado», pero se han introducido cambios «importantes» que serán difíciles de asumir. Por ejemplo, lo relativo a las terrazas fijas, que en un año desde la aprobación de la ordenanza deberán estar retiradas. Y los hosteleros han hecho su inversión, tienen sus permisos y ahora ya no valen. Habrá denuncias, avisa Mata, y «lo pagaremos todos».

«Bonito» pero poco práctico

Por otra parte, la iniciativa de homogeneizar la imagen de las terrazas de Rey San Fernando, Huerto del Rey, Nuño Rasura y Sombrerería, les parece «estéticamente muy bonito» pero poco práctico. «Es complicado», pues no se puede obligar a los hosteleros a realizar renovación de mobiliario cuando pueden acabar de invertir una buena suma de dinero. Además, habría problemas para identificar las terradas.

Así las cosas, la federación se reunirá con sus asociados el próximo 27 de diciembre y, a continuación, preparará las alegaciones. Espera que el Ayuntamiento tenga en cuenta sus propuestas, pues de lo contrario surgirá más de un problema. Algunos hosteleros ya han amenazado, incluso, con rebelarse. Se irá viendo.

 

Fotos

Vídeos