Hostelería mejora la ocupación en el primer cuatrimestre con un 54,5% de media en Burgos

La actividad ha crecido en los últimos cuatro meses/BC
La actividad ha crecido en los últimos cuatro meses / BC

El sector muestra su satisfacción por la mejoría de medio punto, ligera pero significativa | Insisten en pedir regulación de la competencia desleal que suponen las viviendas turísticas

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Cuando la Semana Santa es un elemento distorsionador que altera con gran facilidad las estadísticas, la mejor forma de valorar la evolución de la hostelería es observar, no ya los datos del primer trimestre del año, sino los resultados obtenidos durante los cuatro primeros meses. Y es que, por ejemplo, el pasado abril los establecimientos de la ciudad experimentaron un crecimiento del 7,5% en pernoctaciones, un buen dato aunque distorsionado por la Semana de Pasión, que el pasado año cayó en el mes de marzo.

Así, la Federación Provincial de Hostelería de Burgos valora con satisfacción, y un poco de sorpresa también, la mejora en la ocupación registrada en la capital durante el primer cuatrimestre. En concreto, según los datos internos que maneja el colectivo, la ocupación alcanzó de medio el 54,5% en hoteles de tres y cuatro estrellas, lo que supone un incremento del 0,5% con respecto al mismo periodo de 2018.

Más información

Ligera mejoría pero significativa, pues refleja una tendencia a mantener. «El cuatrimestre ya empieza a dar datos de mejoría, un pelín más que el año pasado», confirma el vicepresidente de la federación, Luis Mata. Semana Santa volvió a ser una pieza clave, con ocupaciones del 80% y el 85% en los días centrales, y eso pese a las lluvias. Sin embargo, fechas señaladas o puentes, como el más reciente del 1 de mayo, no suelen ser el problema; funcionan casi siempre, lo que marca la mejora es el resto de los días.

Mata reconoce que les están haciendo daño las viviendas turísticas, que son también las que están generando conflictos vecinales. No confundir con los apartamentos turísticos, matiza, pues estos «están cien veces más cerca de un hotel» y, además, son legales. Cumplen con sus obligaciones fiscales, están dados de alta como actividad, pagan impuestos, tienen asegurados a sus trabajadores y cumplen con una serie de requisitos, como la entrada individual, que se les escapa a las viviendas turísticas.

30% de viviendas turísticas

En Burgos, el 70% de los hoteles «son legales y pagan sus impuestos», insiste Mata. Ese 30% restante corresponde a viviendas turísticas, de las cuales, el 80% ni está declaradas, ni pagan IVA ni tienen dados de alta a sus trabajadores, afirma el vicepresidente de la federación. Por ese motivo estas son más competitivas que los establecimientos de hostelería tradicionales y, de ahí también, que la federación exija un mayor control. «Son fáciles de identificar», afirma Luis Mata, se encuentran sin problemas a través de la red.

Por otra parte, el vicepresidente de la Federación Provincial de Hostelería critica algunas de las propuestas electorales más recientes, como la realizada por el PSOE en Burgos, sobre el «impuesto al turista». Los hosteleros lo consideran «no solo innecesario sino también injusto», pues supondría precisamente subir los impuestos a los que están legales, sin abordar la verdadera problemática de los ilegales, afirma Luis Mata.