Los hosteleros burgaleses muestran su «absoluto desacuerdo» con la reducción de un carril en la calle Vitoria

Estado actual de los tres carriles de la calle Vitoria. /APM
Estado actual de los tres carriles de la calle Vitoria. / APM

La Federación de Empresarios de Hostelería de Burgos argumenta que la consecuencia directa sería «un fuerte desplazamiento del comercio y consumo del centro hacia la perifería»

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Federación de Empresarios de la Hostelería de Burgos ha manifestado su «absoluto desacuerdo» con la intención del Ayuntamiento, hecha pública hace unos días, de eliminar uno de los tres carriles de tráfico del inicio de la calle Vitoria (tramo de Plaza del Mío Cid a Calle Condestable).

Los empresarios de la hostelería burgaleses entienden que esta obra «no aporta absolutamente nada al ciudadano ya que se trata de agrandar una acera que ya de por si es grande, tiene una anchura actualmente que ronda los 3 metros, y que es capaz de absorber sin problemas el paso de viandantes». Añaden que la supresión de un carril traería «graves consecuencias a todo el centro de la ciudad y por ende a los muchísimos negocios de hostelería que el centro alberga».

Para los hosteleros, después de años de peatonalizaciones y reducciones de carriles, «el centro ha quedado con unas infraestructuras para el tráfico mínimas y sin apenas alternativas, que generan muchos problemas de atascos y lentitud de tráfico». Para la federación, la consecuencia directa de este cambio sería «un fuerte desplazamiento del comercio y consumo del centro hacia la periferia. Esto ya ha ocurrido por los mismos motivos en ciudades de tamaño gigante como Madrid pero entendemos que no tiene sentido provocarlo en una ciudad pequeña como Burgos».

Además de la pérdida de clientes que supondría esta medida, la federación recuerda que habría otros problemas «como es la mayor dificultad que comercios y establecimientos hosteleros tendrían para abastecerse. Este punto que ya es un gran problema a fecha de hoy se agravaría notablemente».

«Pedimos que no se realice este corte de accesos por que lo único que va a lograr es agravar el problema que hace tiempo venimos observando. Estamos convirtiendo el centro de nuestra ciudad en un museo para turistas que solo funciona sábados y domingos y que el resto de días esta muriendo», concluye la Federación de Empresarios de la Hostelería de Burgos.