Los hosteleros califican de «surrealista» la polémica de la Feria de Tapas

Feria de Tapas/IAC
Feria de Tapas / IAC

La Federación afirma que se han puesto tres propuestas sobre la mesa pero ni siquiera se han sometido a debate o votación

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Ni sí, ni no, ni todo lo contrario. A poco más de un mes del inicio de las Fiestas de San Pedro y San Pablo, la ciudad sigue sin saber si se contará con Feria de Tapas, al menos de manera oficial. La reunión mantenida esta mañana entre la Federación de Empresarios de Hostelería y el concejal de Festejos, José Antonio Antón, se ha cerrado sin acuerdo alguno. Simplemente se seguirá trabajando en alternativas para salvar el evento gastronómico, pero los plazos son cada vez más limitados.

Luis Mata, presidente de los hosteleros, califica de «surrealista» la situación, sobre todo tras conocer lo ocurrido ayer en la reunión del Consejo del Instituto Municipal de Cultura y Turismo (IMC). La propuesta formal de los hosteleros, que pasaba por recuperar las bases de la convocatoria de 2017, ni siquiera se sometió a votación. Los técnicos mostraron sus dudas, sobre todo legales, ante un cambio de bases cuando ya se han recibido solicitudes para participar en la Feria de Tapas a través de gastronetas.

Más información

Sin embargo, Mata insiste en que existen otras dos propuestas sobre la mesa, negociadas con Imagina y PSOE, pero que ni siquiera se plantearon en la reunión de ayer. «Nos quedamos de piedra» al enterarnos de que no se habían discutido, ha afirmado el presidente, quien confía en que durante los próximos días se puedan analizar y, de cara al lunes, tomar una decisión definitiva.

Con Imagina, la propuesta negociada pasa por retirar el pago de la tasa por ocupación de vía pública, con el compromiso de los hosteleros de utilizar platos y vasos reutilizables y productos de comercio justo. Mientras, al PSOE se le ha planteado que los hosteleros no asuman el coste de renovar las casetas y contratar la programación musical si asumen la tasa; un gasto o el otro, pero no ambos, insiste el colectivo.

Luis Mata espera que «de aquí al lunes se zanje» la polémica, y lamenta los cambios constantes de criterio en el Ayuntamiento de Burgos. Y es que, en la reunión de ayer del IMC, se quedó en plantear a la Federación que asumiese ella la organización de la Feria de Tapas, una propuesta que llegaría tarde, en el caso de ser aceptada, apunta el presidente.

Además, los propios 'caseteros' recuerdan que su malestar con la convocatoria de 2018 no es el pago de la tasa, o no exclusivamente. Son tres las exigencias que se imponían este año y, junto a la tasa, se les obligaba a presentar un programación cultural completa para las 'plazas' y a renovar las casetas con diferentes grafitis. Unas inversiones que se suman a los costes que ya asumen, de gastos de luz o agua, montaje y desmontaje, que hace inviable la participación en la feria.

Igualmente, la propuesta de gastronetas no acaba de convencer a muchos hosteleros, que están a la espera de ver si las que han solicitado participar cumplen con las normativas generales.

Sí o sí

Por su parte, José Antonio Antón ha insistido en que el Equipo de Gobierno quiere que se celebre la feria, «de una manera o de otra». El concejal considera que la puerta para alcanzar un acuerdo continúa abierta y, mientras le pasan la propuesta del IMC por escrito a los hosteleros, esperarán el planteamiento de nuevas alternativas por parte de estos. Eso sí, la decisión definitiva no debería pasar de la próxima semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos