Los hosteleros ven opciones de Feria de Tapas y se estudiará una modificación de las bases

Imagen de archivo de la Feria de Tapas/IAC
Imagen de archivo de la Feria de Tapas / IAC

El colectivo afirma que la pelota está en el tejado del Ayuntamiento y José Antonio Antón insiste en que deben plantear propuestas concretas

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Hay opciones. No todo estaría perdido en la Feria de Tapas de 2018, pero salvar la propuesta gastronómica exige concesiones por parte de todos los implicados, comenzando por el Ayuntamiento de Burgos. Tras la reunión mantenida entre el concejal de Festejos, José Antonio Antón, y la Federación Provincial de Hostelería de Burgos, los hosteleros insisten en que «la pelota sigue en el tejado del Consistorio».

Los 'caseteros' ya han dicho que cumplir con los tres requisitos impuestos este año es «inasumible». Luis Mata ha asegurado que «no se cierran en banda» a negociar, pero «no se puede cumplir todo», o se paga la tasa por ocupación de la vía pública, o renuevan las casetas o se encargan de organizar una programación cultural para las plazas de tapas. «Si quieren sacar adelante una feria en condiciones» tienen que realizar propuestas, que sean compartidas por la oposición, para evitar situaciones como la que se está generando ahora.

Más información

El presidente de los hosteleros ha insistido en que «si hay voluntad se puede sacar adelante», pero propuestas como las defendidas por el PSOE son «un brindis al sol». Es «inviable», a la altura del año en el que estamos, que el Ayuntamiento asuma en parte los costes de renovar las casetas o contratar la animación de calle. Los técnicos no le darían el visto bueno, ha apuntado Mata, y, además, tendrían que adelantar el dinero, y el Ayuntamiento todavía les debe 13.000 euros.

Una propuesta concreta

Mientras, el concejal José Antonio Antón confía en poder avanzar con la propuesta que, por escrito, se han comprometido a presentar mañana mismo los hosteleros. El edil quiere concreción para poder modificar las bases y recuperar, en parte, el texto del pasado año. La tasa se mantendría pero los hosteleros solo estarían dispuestos a hacer un «lavado de cara» de las casetas y en dos fases, este año y el próximo.

Si la propuesta llega en tiempo y forma, Antón se compromete a llevar una modificación de las bases a la reunión del consejo del IMC de la próxima semana. Los tiempos son ajustados pero hay margen para sacar la convocatoria a primeros de junio y preparar el concurso de tapas, si es que de verdad los hosteleros quieren sacar las casetas.

De lo contrario, la feria se circunscribirá a gastronetas y barras, siempre que cumplan con los requisitos, ha recordado Luis Mata. El presidente de los hosteleros insiste en que la Feria de Tapas es un evento de interés general que, además, genera casi 400 puestos de trabajo directos a través de los refuerzos. Si este año no se celebra, esos puestos no se generarán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos