Investigadas once personas, una de ellas de Burgos, por estafa en tarjetas de crédito

Foto de archivo/Luis Ángel Gómez
Foto de archivo / Luis Ángel Gómez

La estafa se realizaba mediante el copiado de las bandas magnéticas de las tarjetas de crédito

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Guardia Civil de Oviedo ha investigado a once personas de seis provincias, entre ellas la de Burgos, por su presunta participación en un delito de estafa, definida en el argot policial como 'skimming' o robo de información de la tarjeta de crédito mediante el copiado de la banda magnética.

Las once imputaciones son de personas con residencia en Oviedo, Pontevedra, Burgos, Logroño, Madrid y Castellón, según han informado fuentes de la Guardia Civil.

La investigación comenzó en el mes de junio de 2017 cuando un empresario de la localidad de Cuyences (Asturias) presentó denuncia en el Puesto de la Guardia Civil de Oviedo por una presunta estafa, al comprobar que le habían cargado en su cuenta pagos con la tarjeta de crédito propiedad de la empresa que él no había hecho.

En la denominada 'Operación Priscilla', los investigadores comprobaron que se trataba de una estafa tradicional, que consiste en copiar la información de la banda magnética sin que el titular, al que se devuelve la tarjeta, se percate de esta operación.

Esta acción tiene lugar en los denominados «puntos de compromiso», donde el titular entrega la tarjeta de buena fe para efectuar un pago en un TPV (terminal de punto de venta o datáfono), ocasión aprovechada por el delincuente para realizar la lectura y memorización de la banda magnética. Posteriormente esta información es utilizada para transacciones vía Internet o compras por teléfono, entre otros usos.

La Guardia Civil procedió a investigar a las empresas relacionadas en las transacciones económicas fraudulentas, obteniendo a través de estas los conceptos de los cargos y comprobando que éstos son producto de la compra de alojamiento en web temporal «hosting».

También había cargos por el pago de la contratación de anuncios de contenido erótico para publicar en páginas web de contactos y además se pudo confirmar la participación de al menos 17 personas de nacionalidad extranjera con residencia en distintos puntos del territorio nacional, las cuales se dedicaban a ejercer la prostitución de manera itinerante en domicilios particulares arrendados, siendo un piso de Oviedo uno de sus puntos de encuentro y donde posiblemente se inició el delito de estafa.

Tras la información facilitada por varios testigos y el análisis de la documentación obtenida, la Guardia Civil procedió a la imputación en calidad de investigados por un delito de estafa a un total de once personas residentes en distintas ciudades de España.

Los implicados arrendaban por días habitaciones en pisos de alquiler y publicaban anuncios eróticos en una web de contactos, realizando el pago a través de distintos publicistas que gestionaban tanto los anuncios como el alquiler de las habitaciones a cambio de una remuneración que se pagaba con el dinero estafado.

Tras la investigación se pudo establecer que una de las personas imputadas se dedicaba a hacer anuncios en páginas de contactos a nombre de terceras personas, a las que posteriormente cobraba y que a su vez, subarrendaba habitaciones en su domicilio, incurriendo en un delito de explotación sexual.

Las diligencia instruidas por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Tudela Veguín (Asturias) han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción Nº 1 de Oviedo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos