La Junta modifica la Ley del Ruido y la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas

Reunión de la Junta con representantes de los hosteleros. /BC
Reunión de la Junta con representantes de los hosteleros. / BC

Los cambios vienen justificados por la necesidad de adaptarse a la normativa básica estatal

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Consejo de Gobierno ha aprobado este jueves el Decreto por el que se modifican varios anexos de la Ley del Ruido de Castilla y León y de la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas. Los cambios vienen justificados en la necesidad de adaptarse a la normativa básica estatal, así como evitar contradicciones y dudas interpretativas que ponían en peligro la efectiva aplicación de estas normas.

El nuevo texto adapta a la normativa estatal los valores límite de los niveles sonoros ambientales de las áreas especialmente ruidosas, así en el límite de las áreas colindantes con infraestructuras de transporte no se superarán los objetivos de calidad acústica, y al mismo tiempo mejora la redacción que define los tipos de actividades para determinar sus aislamientos acústicos, introduciendo precisiones sobre determinadas fórmulas de cálculo, características de los equipos de reproducción sonora o audiovisual, etc.

Por otro lado, las unidades de medida del tamaño de las pantallas de televisión y ordenadores deberán figurar en centímetros, aunque será potestativo utilizar simultáneamente la unidad de medida 'pulgada', que venía siendo la utilizada normalmente por fabricantes y comercios para informar sobre el tamaño de las pantallas, tanto de ordenador como de televisión. Con este cambio se da respuesta a una queja presentada por el Defensor del Pueblo sobre la ausencia de información en el sistema internacional.

Respecto a la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Castilla y León, el Decreto sustituye la referencia a un límite máximo de decibelios concreto por la limitación que establezca la normativa en materia de ruido, ya que se producía una duplicidad en la regulación.