La resolución a la polémica sobre la fachada del Niño Jesús, pendiente de un informe de Patrimonio

Los operarios de Dragados derribaron parcialmente la fachada días atrás. BC/
Los operarios de Dragados derribaron parcialmente la fachada días atrás. BC

El Consistorio solicitará un informe al departamento regional de Patrimonio para ver cómo actuar tras el derribo parcial de la fachada de uno de los inmuebles por parte de Dragados

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El Ayuntamiento de Burgos y Dragados se encuentran a la espera de que el área de Patrimonio de la Junta de Castilla y León se manifieste a respecto de la protección de la fachada de uno de los edificios del antiguo colegio Niño Jesús demolida parcialmente días atrás. Así lo confirman fuentes municipales, que consideran apropiado conocer la postura de Patrimonio para poder avanzar en la resolución de la polémica generada por la demolición de la fachada.

En este sentido, dos son las dudas que se pretenden resolver. Por un lado, el valor patrimonial de la fachada, cuya ficha recibió una protección especial por parte del Consistorio a través de una modificiación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que generó cierto debate. Por el otro, la forma de actuar de Dragados, que inició el derribo de la fachada antes de informar oficialmente de ello.

A este respecto, la concejala de Licencias, Ana Bernabé, recuerda que la dirección facultativa de la obra tiene «potestad» para actuar de urgencia ante riesgos de derrumbe, que es lo que ha alegado la empresa tras la aparición de grietas en la fachada durante las prospecciones para realizar el aparcamiento subterráneo previsto en la promoción de viviendas diseñada para el antiguo colegio.

Eso es precisamente lo que hay que valorar para seguir avanzando: el valor patrimonial y si se ha actuado de buena fe. «Si se demuestra que ha habido una mala praxis, se le abrirá un expediente sancionador a la empresa», tal y como ha sucedido en otras ocasiones, explica Bernabé. Eso sí, para llegar a ese punto, antes hay que valorar muchos aspectos y escuchar a Patrimonio. «La opinión de Patrimonio siempre da más tranquilidad», añade la concejala.

Sea como fuere, tras escuchar lo que tenga que decir el departamento regional, Ayuntamiento y Dragados se tendrán que sentar para intentar dilucidar la forma de proceder a partir de ahora, toda vez que el derribo ya se ha iniciado y paralizado, y si es necesario aplicar medidas correctoras.

Más información