Martinón-Torres: «El CENIEH tiene que ser un centro de atracción y retención de talento»

María Martinón-Torres acaba de regresar al CENIEH/Cristina López Reques
María Martinón-Torres acaba de regresar al CENIEH / Cristina López Reques

La nueva directora del CENIEH, María Martinón-Torres, llega con un proyecto ambicioso de expansión e internacionalización basado en el diálogo

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Gallega, de Orense. Doctora en Medicina y Cirugía por la Universidad de Santiago de Compostela. Siempre tuvo claro que quería dedicarse a la paleoantropología, así que se marchó a la Universidad de Bristol (Reino Unido) para cursar un máster en Evolución Humana. Luego recaló en Madrid, para hacer su tesis doctoral sobre homínidos de Atapuerca, y se embarcó en un máster de Antropología Forense. Su carrera profesional arrancó en el CENIEH en 2007, como responsable del grupo de Antropología Dental. Por ese motivo María Martinón-Torres afirma que «vuelve a casa», tras ser investigadora y profesora en el Univesity College London.

-Cuando se le ha preguntado por la posibilidad de que una mujer tomase las riendas del CENIEH ha mostrado su confianza en que la elección tuviese en cuenta el talento y la igualdad de oportunidades. ¿Satisfecha?

La igualdad de oportunidades real es cuando existe igualdad de competición, cuando la elección es por méritos. Este ha sido el caso, y con toda la humildad y el respeto a los que han tomado la decisión, agradezco al Consejo Rector y las administraciones que hayan decidido que yo tenía los méritos para desarrollar el proyecto. Se ha valorado el currículum, pero también la trayectoria profesional científica y el plan estratégico para el CENIEH. Me alegro de que mi proyecto haya sido valorado en su conjunto. Estoy muy honrada. Ahora lo que me queda, con mucha humildad, es trabajar para estar a la altura de las expectativas.

-Aun así el proyecto no ha estado exento de polémica. Se tuvo que paralizar por la impugnación, por parte de un candidato, del comité evaluador. ¿Empezamos con mal pie?

He participado muy poco de cualquier suceso del proceso que no se relacionase directamente con la resolución. El proceso se alargó mucho en el tiempo, pero yo estaba muy ocupada con la carga investigadora y docente del University Collage London. Estaba desarrollando un proyecto, que he seguido desarrollando con toda normalidad, y me he mantenido al margen de cualquier otro asunto paralelo hasta la resolución del concurso.

«Ahora lo que me queda es trabajar para estar a la altura de las expectativas»

-¿Qué supone para usted dirigir el CENIEH, y este cambio profesional?

Es un reto. Me gusta la ciencia, me gusta la investigación. Había desarrollado durante mucho tiempo un perfil básicamente investigador, pero me apetecía involucrame en un proyecto de coordinación, aunar aspectos de divulgación, técnicos y de enseñanza. Una de las razones por las que me fui a Inglaterra, a pesar de estar desarrollando un proyecto de investigación muy satisfactorio, con el que seguí, es que me apetecía explorar otros ambientes con mayor peso docente e internacional. En Inglaterra he aprendido las herramientas administrativas que, probablemente, nos permitan establecer puentes entre instituciones. La unión hace la fuerza. Tenemos que estar en una red europea y para eso hay que salir fuera. Además, me gustan los retos, tengo superávit de energía y me gusta explorar. Así que es un salto cualitativo de la investigación particular a servir de catalizador de un proyecto más amplio como el CENIEH.

-Ese plan estratégico para el CENIEH, ¿qué objetivos tiene?

La internacionalización. Tenemos todos los elementos para aspirar a convertirnos en un referente europeo en el ámbito de la evolución humana (paleobiología, geocronología, geología, arqueología…). Necesitamos mayor visibilidad, estar en el lugar que nos corresponde porque tenemos los méritos, las capacidades, las instalaciones, pero falta posicionarnos. Las herramientas son la enseñanza y la divulgación. La internacionalización es un camino largo, un proyecto ambicioso, pero se puede abordar porque ya tenemos la base. Es una paradoja, pues se trata de un proyecto internacional pero se basa en recursos locales: la UBU tiene un máster interuniversitario y un programa de doctorado sobre evolución humana; tenemos el Museo de la Evolución Humana y el CENIEH. Es un reto de sinergias, de trabajar todos en la misma dirección.

La científica llega con un proyecto para el que requiere de la ilusión de todos los equipos
La científica llega con un proyecto para el que requiere de la ilusión de todos los equipos / Cristina López Reques

-¿Por dónde vamos a empezar?

Por escuchar. A mi equipo de aquí. Acabo de aterrizar. La recién llegada soy yo y tengo que ponerme al día. Tengo muchos planes pero no los puedo llevar a cabo sola, son planes de equipo, y necesito tener el apoyo y la ilusión de las diferentes áreas. Tengo que escuchar para entender cuál es la situación actual, los problemas, los miedos, para que nos podamos poner todos en la misma dirección. Así que antes que hablar, escuchar a mi equipo. Me gustaría también proponer planes de colaboración más dinámicos con la Universidad de Burgos y el MEH. Mi prioridad más inmediata es el diálogo constructivo hacia un plan que creo que nos va a interesar a todos.

-Esa voluntad de escuchar al equipo, ¿para limar asperezas y acabar con las polémicas sobre la gestión del CENIEH, la fuga de cerebros, la tensión entre científicos y técnicos…?

Esto es una nueva etapa. Del pasado solo me interesan los fósiles, y cuando estamos hablando de vivos, hablamos de presente. No podemos perder energía en discusiones o comentarios negativos. El CENIEH es un centro muy complejo, que requiere de la coordinación de muchas áreas, y puede haber habido dificultades, como en cualquier otro centro de estas dimensiones, pero estoy convencida de que en general todo el mundo tiene ilusión en este proyecto. Lo importante es sentarse, ponerse al día e identificar objetivos comunes de excelencia. Hace falta un proyecto común, si no hay un proyecto común perderíamos energía.

«Tenemos todos los elementos para aspirar a convertirnos en un referente europeo en el ámbito de la evolución humana»

-¿Necesitaremos más recursos económicos, más equipamiento?

Recursos económicos e inversiones, siempre. Tenemos unas instalaciones excelentes y singulares, pero necesitamos personal, equipamientos de mucho nivel y recursos para seguir haciendo trabajo de campo. Pediremos más, siempre dentro de lo razonable, pero creo que tenemos que despegar, que brillar, y mucho que ofrecer. No es un pedir por pedir, se puede justificar que necesitamos inversión en ciencia porque es un motor de salud de la sociedad. Burgos tiene mucho potencial, pues tiene investigación, divulgación, enseñanza y trabajo de campo.

-Ha destacado la importancia de la ciencia, ¿cómo está la ciencia en España?

Tengo un comentario agridulce. La ciencia en España ha sufrido porque, en un momento de dificultad económica, ha sido uno de los ámbitos en los que más se ha recortado. Sin embargo, dentro de ese pesimismo y esa falta de interés, el nivel general de entendimiento en el ámbito de la evolución humana en España es muy alto. Es un campo en el que se ha hecho un trabajo muy importante de divulgación, y la divulgación también genera beneficios, en forma de presión social. La ciencia no es solo para los científicos, tiene que ser un producto de consumo básico para la sociedad. Y en el ámbito de la evolución se ha conseguido en España.

«Si tenemos que destacar el hecho de ser joven y mujer es sintomático de que algo no está funcionando»

Dicho esto, los problemas de la ciencia son económicos y de inversión, pero también el de la estabilidad del personal. La investigación es una carretera de fondo, se requiere de mucho tiempo para hacer una investigación, recabar datos, evaluarlos, y la mayoría de los contratos de investigación son temporales. España ha estado exportando talento, se ha hecho una grandísima inversión en formación y ese personal se va a al extranjero y allí contribuye con su talento. En el CENIEH tenemos que convertirnos en un centro de atracción y retención de talento, y para eso necesitamos apoyo económico.

-Tras el nombramiento, se ha destacado mucho su perfil de joven investigadora científica y mujer, ¿es necesario?

Desgraciadamente, parece que sí. Quiero pensar que el verdadero signo de igualdad es que esto no fuese noticia, y que en un proceso competitivo, se compite por méritos. Pero si tenemos que destacar el hecho de ser joven y mujer es sintomático de que algo no está funcionando. En mi caso me alegro de que la elección haya sido por competición de méritos, pero esa necesidad de mención está dejando al descubierto que hay todavía un problema en la igualdad de oportunidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos