La mayoría de los residentes opta por no pasar la noche en el edificio afectado por la explosión

La explosión se ha producido esta mañana/GIT
La explosión se ha producido esta mañana / GIT

Los usuarios de Prosame y Apace serán realojados para minimizar el impacto del suceso, mientras que Aspanias valorará caso por caso según las preferencias particulares

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El edificio afectado por la explosión de gas en la Barriada San Juan Bautista, que ha costado la vida a un residente del piso tutelado por el Hospital Psiquiátrico Fuente Bermeja, no presenta daños estructurales. Así lo han determinado los Bomberos de Burgos tras un «escrupuloso» estudio del inmueble ubicado en la calle Modesto Ciruelos, propiedad de la Junta de Castilla y León y cedido en su totalidad a pisos tutelados del área de Psiquiatría de Sacyl, Apace, Aspanias y Prosame.

Aun así, es más que probable que se quede vacío esta noche. Y es que el resto de inquilinos han optado en su mayoría por el realojo, también aconsejados por los servicios psicológicos que los están atendiendo tras lo ocurrido. Y los primeros en realojarse han sido ya los tres compañeros del fallecido, que han vuelto a Fuente Bermeja, pues el piso está completamente destrozado y, además, requerirán de atención especial para minimizar el impacto del suceso.

Más información

Mientras, los tres usuarios de la Asociación Prosalud Mental de Burgos (Prosame), que residen en el segundo piso, una planta por encima del inmueble donde se ha producido la explosión, han sido realojados. Y también pasarán fuera de su casa, al menos esta noche. Dos de ellos dormirán en casas de familiares mientras que el tercero pernoctará en otra vivienda tutelada de la entidad.

Con susto

Por su parte, Apace Burgos (Asociación de Parálisis Cerebral) cuenta con dos pisos, en los que residen cuatro personas. Estas viviendas se encuentran en la segunda planta, una de ellas justo encima del piso en el que se ha producido la deflagración. En esa casa reside una pareja de Apace, mientras que en la otra vive un usuario de Apace y su hermano. Carmen Romero, gerente de Apace, confirma que los residentes de estas dos viviendas «están bien pero no se quitan el susto».

Por ese motivo, los usuarios no pasarán allí la noche; «tienen familiares y se quedarán con ellos o con nosotros hasta que se tome una decisión sobre los pisos», explica la gerente. Romero apunta que están a la espera de lo que les confirmen mañana los técnicos. Igualmente se hablará con los residentes de los pisos para conocer su estado y sus deseos de continuar o no en la vivienda. «Lo importante es conocer cómo se encuentran ellos y sus necesidades. En función de eso y de lo que nos digan los técnicos mañana, en una reunión, tomaremos decisiones», añade Romero.

Estos dos pisos son unidades de estancia temporal, residencias donde los usuarios de Apace que pueden tener una vida autónoma residen y reciben también el seguimiento de los trabajadores de Apace.

Uno de los usuarios de Apace, residente en el segundo piso pero no encima de la vivienda en la que ha ocurrido la explosión, precisa silla de ruedas, por lo que durante el suceso y los trabajos en el lugar este hombre ha tenido que permanecer en el interior del piso, por mandato de los Bomberos, por si había daño estructural.

Libertad de decisión

En el caso de Aspanias, que cuentan con seis viviendas en las que residen 24 usuarios, tienen claro que «lo importante es cuidar de sus usuarios en lo físico, pero sobre todo de lo psicológico y el sentimiento». Y eso pasa porque los residentes de sus pisos no pasen la noche en el edificio afectado.

Por ello, se ha producido una reunión en el lugar de los hechos para «interiorizar y tener una visión real de lo sucedido». Además se han buscado soluciones para realojar a estas 24 personas con la intención de que ninguna de ellas duerma esta noche en el lugar del suceso, ha explciado José María Ibáñez, gerente de la asociación.

Ibáñez ha manifestado que las opciones propuestas han sido alojarse en las viviendas de familiares, y la Junta de Castilla y León también ha ofrecido alternativas. La propia asociación cuenta con habitaciones disponibles en las residencias de la capital en que las que podrían pasar la noche.

A todo ello se suma que los vecinos de la Barriada San Juan Bautista han mostrado su solidaridad y se han preocupado por los usuarios, ofreciéndoles alojamiento. Sin embargo, la decisión última estará en mano de cada uno de ellos, para que cada usuario escoja en base a la opción «en la que se sientan más apoyados».

 

Fotos

Vídeos