Un mercado que goza de buena salud

Los empresarios echan en falta algunos clientes en el Paseo del Espolón, pero la valoración de la trigésima edición de la Feria Nacional de Oficios Artesanos es positiva

Varios visitantes observan uno de los 44 mostradores de la XXX Feria Nacional de Oficios Artesanos./CC
Varios visitantes observan uno de los 44 mostradores de la XXX Feria Nacional de Oficios Artesanos. / CC
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

La Feria Nacional de Oficios Artesanos de Burgos ha cumplido treinta años y los lleva muy bien. El mercado cuenta un año más con el interés de los visitantes y de los expositores. En esta ocasión están participando 44 artesanos procedentes de toda la geografía nacional, pero las solicitudes para tomar parte en este evento, que se celebra en el paseo del Espolón, superaron el centenar.

«Afortundamente la feria goza de muy buena salud», ha manifestado Roberto Fernández, el presidente del Colectivo de Artesanos de Burgos (Coarte), que es la entidad que se encarga de organizar la cita, que reúne, entre otros, a joyeros, ceramistas, guarnicioneros o escultores. A falta del broche de oro -el mercado se cierra este domingo en torno a las 22 horas-, el balance general del responsable de Coarte «es muy positivo», aunque ha notado «un pelín menos de afluencia que el año pasado».

Los expositores, en líneas generales, tienen una opinión muy similar a la de Fernández: la cita ha sido buena, aunque señalan que la cifra de ventas es ligeramente inferior a la de ediciones previas. «Burgos siempre responde, pero la feria ha sido un poco más floja que el año pasado», ha declarado desde el mostrador de Lume Vidrio, de Salamanca.

Más información

Por su parte, el leonés José Morla, de En Babia, ha manifestado que «es una feria interesante, muy colorida y no nos ha defraudado», mientras que Carlos Machuca, de Cerámica Machuca de Talavera de la Reina, ha indicado que «más o menos todas las ferias nos vienen saliendo igual y si repito es por algo». La artesanía local está representada por nueve vendedores, que salvo cambio de última hora también se despedirán de la feria con buen sabor de boca. Al menos, así lo han señalado desde Nube y Lola, de Orbaneja del Castillo. «Los clientes vuelven y eso es positivo», ha indicado la vendedora.

De hecho, muchos empresarios se están planteando volver el año que viene. Algunos ya acudieron en veranos anteriores y otros, como Vicente Benlloch, de Abanicos Benlloch de Valencia, ha expuesto por primera vez a orillas del Arlanzón y ha dicho esta mañana que «de momento, su intención» es retornar a Burgos. «Venir compensa y es positivo», ha explicado José Martín, de Jota Punto de Segovia, aunque también ha agregado que «no hay muchas alternativas» a la feria de Burgos.

Los expositores también han señalado que la organización es buena y que el paseo del Espolón, un punto en el que se mezclan turistas y burgaleses a cualquier hora del día, es un lugar idóneo para la celebración de un evento de estas características. «Es el mejor sitio para hacer la feria. Además, es precioso», ha aseverado María Cano, de Sánchez Cano Orfebres, de Vigo.

Otras actividades

Por otro lado, Fernández ha destacado que las citas paralelas a la venta de productos artesanos han sido un éxito. Los talleres infantiles han contado con una elevada participación y la gran novedad de la trigésima edición, la pasarela 'Artesanía es moda', que tuvo lugar el jueves 18, «ha salido estupendamente bien» y «recibió muy buenas críticas por parte de todo el mundo». Asimismo, el presidente del colectivo ha explicado que los artesanos han quedado muy satisfechos con que se mostraran sus obras en un desfile.

Otra actividad que está consolidada en la feria burgalesa es el concurso de pieza única, cuyo ganador se anunció el miércoles. Este honor recayó en el gallego Vidal Revilla, que participó en la sexta edición del certamen con una cartera «modelo clásico y atemporal».

Este producto es muy singular, al igual que los objetos que permanecerán hasta mañana en los 44 mostradores de la cita. Cuero, joyas, complementos, cerámicas decorativas... El elenco es amplio y todo tiene una misma característica. Está hecho con la mano del artesano.