El modificado del proyecto de viviendas de San Gil, a la espera del visto bueno de Patrimonio

Ya se están realizando las obligadas catas. /GIT
Ya se están realizando las obligadas catas. / GIT

La promotora ha solicitado construir un tercer sótano para el garaje y derribar la última de las tres antiguas fachadas de la manzana | En los últimos días han aparecido restos óseos en las catas arqueológicas

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El proyecto de construcción de 19 viviendas en la calle San Gil podría verse modificado. Así de hecho lo ha solicitado formalmente la empresa promotora, que ha registrado un escrito pidiendo ampliar el proyecto inicialmente planteado.

Apenas unas jornadas después de derribar los tres antiguos inmuebles en ruina que formaban la manzana, la promotora ha solicitado permiso para construir un tercer sótano para el garaje subterráneo (inicialmente se aprobaron dos) y para derribar la única de las tres fachadas que permanece en pie. Una solicitud que queda ahora en manos del departamento de Patrimonio de la Junta de Castilla y León.

En este sentido, la concejala de Urbanismo, Ana Bernabé, explica que Patrimonio ya dio luz verde tiempo atrás al derribo de las otras dos fachadas, ya que a pesar de que el inmueble se encontraba en zona protegida, apenas tenían valor histórico o artístico. Sí lo tenía, sin embargo, el tercero. O al menos lo tenía en parte. «La zona de abajo de la fachada está catalogada en la ficha», y por eso se decidió mantenerlo.

Sin embargo, su mantenimiento no está siendo sencillo. Y es que, la presencia en la misma calle de otra obra de rehabilitación ha limitado la capacidad de actuación, impidiendo apuntalar la fachada como es habitual. En ese escenario, la promotora ha solicitado derribar definitivamente dicha fachada cumpliendo una serie de parámetros urbanísticos de conservación.

La decisión final queda, en todo caso, en manos de Patrimonio, que también está velando por el cumplimento de la normativa en el resto de ámbitos de actuación.

Restos óseos

Por su parte, estos días se están llevando a cabo las obligatorias catas arqueológicas para documentar, catalogar y, en su caso, proteger lo que pueda aparecer bajo la superficie mientras trabajan las excavadoras. Y ya han aparecido algunos restos óseos, incluidos un par de esqueletos completos localizados en la zona más cercana a la propia iglesia de San Gil.

«Es algo habitual» que aparezcan enterramientos cerca de una iglesia, explica Bernabé al tiempo que recuerda que todos los trabajos están siendo supervisados por la arqueóloga del Ayuntamiento acompañada de los geólogos. Habrá que ver, en todo caso, el valor de lo que vaya aflorando a medida que avance la excavación para decidir cómo proceder.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos