El Museo del Cid abre sus puertas con una escultura del Campeador como reclamo

La escultura es una de las piezas centrales del Museo del Cid./GIT
La escultura es una de las piezas centrales del Museo del Cid. / GIT

El artista vallisoletano Juan Villa ha elaborado una gran escultura del Cid Campeador, que se convierte así en una de las piezas centrales del Museo del Cid, que hoy abre sus puertas de manera oficial

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El Museo del Cid ya está oficialmente listo para atraer visitantes. La instalación, ubicada en la primera planta del Museo del Libro Fadrique de Basilea, abrirá hoy sus puertas de manera oficial. Y lo hará ofreciendo a los visitantes una pieza única, firmada por el artista vallisoletano Juan Villa, conocido por su trabajo en el programa Cuarto Milenio.

Se trata de una escultura del propio Cid Campeador a lomos de Babieca y con la Tizona en ristre, una imágen icónica y muy representativa del legendario héroe castellano realizada en base a fibra de vidrio y con un nivel de detalle espectacular.

El propio Villa reconoce que la creación de la escultura ha supuesto «un sueño» y un auténtico «reto». «Hemos querido que la gente vea al Cid cabalgando, en una posición dinámica y empuñando la Tizona», con un gesto adusto, regio y de concentración en su rostro, explica el artista. Y el resultado es espectacular.

No en vano, se trata de una escultura a tamaño real, que en su conjunto alcanza una altura de 2,6 metros y cuya instalación en el interior del museo no ha sido sencilla. Además del tamaño, del conjunto, destaca el realismo con el que se han elaborado los diferentes detalles que la completan.

Un nuevo discurso museístico

Con todo, la escultura no es sino la pieza central de una instalación museística en la que se lleva trabajando varios meses y que esta tarde abrirá oficialmente sus puertas, contando con la presencia, entre otros, de John O'Neill, miembro de la Hispanic Society of America.

En la instalación, cuya visita se podrá realizar de manera complementaria a la del Museo del Libro, se exponen diferentes objetos y referencias al Cid, sin duda, la figura histórica más conocida y reconocida de Burgos. Así, el museo cuenta con sendos facsímiles de la Carta de Arras, del Cantar del Mio Cid, o de la Biblia Románica de Burgos, amén de otros objetos, como una réplica de la propia Tizona.

Con la incorporación del Museo del Cid a la oferta del Museo del libro, el precio de la entrada se sitúa a partir de ahora en los cinco euros, pero también incluye una consumición en el Café Voynich.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos