Las novatadas ni se crean ni se destruyen, solo se trasladan

Un grupo de universitarios participando en las novatadas./César Ceinos
Un grupo de universitarios participando en las novatadas. / César Ceinos

Las vallas instaladas por la UBU alejan las novatadas del campus, pero la actividad continúa en las traseras de Las Huelgas

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Universidad de Burgos (UBU) sigue teniendo novatos y veteranos. Los novatos son los que acaban de llegar desde el instituto y tienen una 'N' o una 'L' (como la del carnet) pintada en la cara, mientras que los veteranos son los que estudian el segundo curso de la carrera y se les reconoce porque llevan una 'V' en los mofletes. Unos y otros se juntaron para participar en las novatadas, unas actividades prohibidas por la institución académica, pero que continúan formando parte del inicio del curso académico.

Desde la UBU optaron por poner vallas en los jardines de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales y de la Escuela Politécnica Superior de La Milanera. Esta medida únicamente ha trasladado a los estudiantes hacia el parque ubicado en las traseras del monasterio de Santa María La Real de las Huelgas. Todo parece indicar que la campaña puesta en marcha por el centro para evitar estas prácticas, no ha servido para mucho, como tampoco el aviso de que los «actos iniciáticos pueden dar lugar a ilícitos penales con consecuencias jurídicas graves» que aparece en su página web.

Como en año anteriores, centenares de jóvenes participan en las novatadas. Unos han preferido sentarse en los bancos y disfrutar tranquilamente de un buen calimocho, aunque otros han optado por participar en los juegos. En este caso, todo siguió el guión del mes de septiembre de 2017, de 2016 o de ejercicios anteriores. Los veteranos mandaban, bien con altavoz o bien a viva voz, y los novatos, vestidos con una bolsa de basura, eran los corrían de un lado para otro y los que recibían un huevazo o una lluvia de harina.

Un joven se acerca a la zona de las novatadas con una bolsa (grande). Vallas en la Escuela Politécnica Superior de La Milanera (izquierda). Un grupo de estudiantes camina hacia las traseras de Las Huelgas (derecha) / César Ceinos

Así pues, el debate se prolonga un curso más y, como de costumbre, existen opiniones a favor y en contra. La postura oficial la UBU es que está «en contra de cualquier tipo de violencia, discriminación o vulneración de los Derechos Humanos», pero la realidad es que alumnos recién matriculados se han apuntado para participar en esta actividad.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos