La ocupación ronda el 100% en la hostelería burgalesa en el último 'puente' del año

Panorámica de la Catedral de Burgos/JAQ
Panorámica de la Catedral de Burgos / JAQ

Los hoteles del centro colgarán el cartel de lleno el viernes, aunque el resto de las jornadas la ocupación caerá al 80 por ciento

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El Puente de la Constitución, el último del año, va a dejar buen sabor de boca en la hostelería burgalesa, de confirmarse las previsiones. Con el miedo a las cancelaciones de última hora, «que son más un deporte, porque son gratis», el sector espera ocupaciones del 80 al 100 por cien en los hoteles del centro, algo más baja en la periferia.

El presidente de la Federación Provincial de Hostelería, Luis Mata, recuerda que las fechas caen mejor este año que en 2016, pues el 8 de diciembre es viernes y eso garantiza un fin de semana largo. A ello se suma la posibilidad de convertir el jueves en festivo y, aquellos que tengan esa suerte, podrán disfrutar de cinco jornadas de vacaciones, de ahí que las ocupaciones vayan a ser más elevadas.

Echando un vistazo a las reservas realizadas, el viernes se espera una ocupación que rozará el 100 por cien en la zona centro, mientras que jueves y sábado será más bajada, «y este miércoles más floja aún». Eso sí, Mata mira con recelo las reservas y está muy pendiente de las cancelaciones de última hora, «que vienen siendo un deporte porque son gratis», ha lamentado. El cliente reserva en varios establecimientos, o por si finalmente decide viajar, y luego en muchos casos acaba cancelando, sin penalización alguna.

De todos modos, el presidente reconoce que el Puente de la Constitución ayuda a cerrar el año en positivo, pese a que los precios han tenido también que ajustarse. «Los puentes de invierno no son fáciles de vender», apunta. Octubre empezó bien, pero luego decayó, y noviembre ha sido un mes difícil. Aun así, el sector confía en un último trimestre con mejores resultados que en 2016, y eso que la crisis catalana ha hecho mella, y se ha notado un descenso en el número de visitantes catalanes, importantes para la economía burgalesa.

Cenas navideñas

Luis Mata recuerda que, tras el Puente de la Constitución, la hostelería se embarca en la organización de cenas de Navidad. Bares y restaurantes están notando un incremento en el número de reservas y, sobre todo, en el precio de los menús. Suben los presupuestos, «una señal inequívocamente buena» de que la economía de los burgaleses se va mejorando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos