Orgullosos de ser frikis

Cientos de amantes del manga, los videojuegos y los juegos de mesa se dan cita este fin de semana en la VIII edición de las Jornadas del Manga y el Ocio Alternativo

En cada edición se ven más cosplays./GIT
En cada edición se ven más cosplays. / GIT
Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Hubo un tiempo en el que el apelativo friki ocultaba una connotación peyorativa. Y puede que alguno, todavía, lo use con esa intención. Pero ese, seguramente, sea su problema, porque el que es friki, lo es con orgullo. Un orgullo que se evidencia en escenarios como el que se despliega con motivo de las Jornadas del Manga y el Ocio Alternativo, una iniciativa implementada por la Asociación por los Nuevos Intereses Lúdicos (Acnil) que en esta, su octava edición, ha dado un salto de ncalidad, trasladándose desde su ubicación habitual en El Habitual hasta el Fórum Evolución.

El paulatino crecimiento de las Jornadas ha derivado en su traslado al Fórum Evolución

La cuarta planta del palacio de congresos de Burgos se ha convertido este fin de semana en el epicentro de todos los amantes de los videojuegos, el manga, el rol y los superhérores. Por allí pululan desde primera hora de esta mañana Batman, el Gran Saiyaman, Mario Bros o Deadpool, acompañados de cientos de jóvenes -y no tan jóvenes- prestos a pasar unas cuantas horas de diversión comunitaria.

De eso precisamente van las Jornadas, nacidas hace ahora ocho años al albur de otras grandes citas del género, como la Comic Con o el Salón del Manga de Barcelona, el evento referencia en España, que reúne cada años a miles y miles de personas. Eso sí, a diferencia de esas grandes citas, la de Burgos nació con un espíritu más humilde. «Conocíamos pequeñas jornadas que se hacían en otras ciudades y nos gustó la idea», ya que ferias como el Salón del Manga de Barcelona «son tan grandes que apenas puedes hacer cosas» por la masificación que presenta, explica Andrea Alonso, presidenta de Acnil.

De esta forma, se planteó una cita mucho más pequeña, incluso familiar, en la que todos -o la mayoría- se conocen. Y repiten año tras año, por cierto. Es más, el paulaticno crecimiento que vienen teniendo las Jornadas del Manga de Burgos es la principal causa del traslado de sede. «La gente llevaba un par de años diciéndonos que El Hangar se quedaba pequeño» y, a pesar de que «la organización ha sido mucho más difícil», los miembros de la asociación están «muy contentos por poder crecer».

Habrá que esperar a las cifras finales del domingo para saber si la mejora logística se traduce en un crecimiento del número de asistentes, que el año pasado superó el millar. Pero más allá de las cifras, desde la asocaición se valora de manera muy positiva el salto «cualitativo». «Aquí podemos hacer muchas más cosas», subraya Alonso.

Para todos los gustos

Y lo cierto es que, de momento, las Jornadas van viento en popa. Desde primera hora, la actividad en el Fórum es casi frenética y, sobre todo, muy variada. «Hay gustos para todo», resume la presidenta de Acnil, y se intenta cubrir todo el espectro. Así, durante todo el fin de semana se llevarán a cabo los habituales torneos de juegos de mesa, rol o videojuegos. «Este año tenemos más oferta» que en ediciones anteriores, ya que «las editoriales nos mandan sus novedades» y otras asociaciones de ciudades del entorno han venido a echar un cable. Gracias a todos esos esfuerzos combinados, Acnil ha «renovado las consolas y sus juegos», amén de los juegos de mesa.

Pero no solo de juegos vive el friki, ni mucho menos. Así, el programa de las Jornadas se complementa con una retahíla de actividades que van desde el desarrollo de una yincana hasta una exhibición de quidditch por parte del equipo de la UBU, pasando por el ya tradicional concurso de cosplays, quizá una de las actividades más vistosas.

En este sentido, Alonso reconoce que los disfraces van ganando adeptos poco a poco. «Este año parece haber más cosplays» que nunca, una situación fomentada, eso sí, por la propia asociación. Y es que todos sus miembros han acudido a la cita ataviados como algunos de sus personajes favoritos.

Y todo ello complementado con otras actividades, como un concurso de karaoke, charlas sobre diferentes temáticas, presentaciones e incluso una pequeña feria con artículos de todo tipo.

No es solo un juego de niños

En definitiva, una amplia oferta diseñada para cubrir las demandas, deseos y gustos de un colectivo que cada vez es más numeroso y menos infantil. De hecho, la asociación ha visto cómo se incrementaba el rango de edades de los participantes, empezando por los propios socios. «Empezamos con 20 añitos y muchos de nosotros tenemos treinta y tantos», una circunstancia que se complementa con la llegada de savia nueva «Los viejos frikis arrastran a los nuevos», reconoce entre risas Alonso mientras un Mario Bros que ya peina canas se pasea por la feria, mostrando su orgullo friki, un apelativo que está lejos de molestar. Y es que, «algunos son frikis de la música coreana y otros son frikis del fútbol. Ya está, no pasa nada».

Más información

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos