El parque de Fuentes Blancas ultima su remodelación | BURGOSconecta

El parque de Fuentes Blancas ultima su remodelación

Un tobogán metálco ha sustituído al antiguo tobogan de piedra./GIT
Un tobogán metálco ha sustituído al antiguo tobogan de piedra. / GIT

Está previsto que la colocación de los nuevos elementos culmine esta semana, pero la zona permanecerá cerrada al tránsito hasta después de las fiestas para facilitar el brote del nuevo césped

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El parque de Fuentes Blancas va cambiando poco a poco su imagen. Tras varios meses de trabajo, las obras desarrolladas en el entorno más oriental del parque acabarán en los próximos días, pero la zona no se abrirá al tránsito peatonal hasta después de las fiestas de San Pedro y San Pablo para facilitar, en la medida de lo posible, el brote del nuevo césped plantado.

Según explica el concejal de Fomento, Jorge Berzosa, semanas atrás se procedió a la siembra del nuevo césped, pero la falta de lluvia de las últimas jornadas -que contrasta con la cantidad de agua caída en los primeros meses del año-, está condicionado el brote. En ese contexto, el tránsito peatonal podría suponer un grave problema, sobre todo teniendo en cuenta la aglomeración de gente que se prevé para la celebración del Burgalés Ausente.

Sea como fuere, el propio Berzosa insiste en que, si fuera necesario, tras el verano se volvería a replantar la zona con el objetivo de que el césped enraíce lo suficiente como para que el parque recupere el verdor que siempre ha lucido.

Y mientras se vigila el brote, las máquinas siguen trabajando en los últimos «remates» de una actuación planteada de manera integral para mejorar el parque. Meses atrás, los operarios ya acabaron con el histórico tobogán de piedra, una actuación que generó ciertas críticas ciudadanas, pero que fue necesario a tenor de que la estructura no cumplía los requisitos de seguridad que impone la normativa.

Más información

Su lugar en la ladera lo ha ocupado un nuevo tobogán metálico y cerrado en tubo en su parte superior, muy similar a los instalados hace ya varios años a ambos lados.

Paralelamente, se han sustituído la mayor parte de los elementos de mobiliario que había en la zona, empezando por los juegos infantiles, que se han colocado junto a los grandes toboganes. También se han instalado nuevas mesas y papeleras de madera, así como nuevas barbacoas.

La actuación se ha complementado con la creación de nuevos senderos, la mejora de las zonas de aparcamiento y, sobre todo, con un refuerzo de las escaleras del entorno y un nivelado y estabilización del terreno, que presentaba innumerables socavones, con el peligro que ello conlleva para los miles de burgaleses que pasan por allí todos los días.

Esta intervención, presupuestada en casi 300.000 euros, complementa los trabajos que se vienen desarrollando en el parque en los últimos años. Unos trabajos que supusieron la tala y sustitución de numerosos ejemplares de árboles que, según Berzosa, han enraizado bien y continúan creciendo.

A partir de ahí, el Ayuntamiento ya tiene sobre la mesa otra fase de actuación, que se centrará en este caso en la mejora de la margen derecha del Arlanzón, que actualmente presenta un estado muy deteriorado. A grandes rasgos, el objetivo de ese proyecto pasa por recuperar la zona para el tránsito y disfrute de los ciudadanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos