El Partido Castellano advierte de posibles «mordidas» de un 5% en numerosos proyectos municipales

Existe una notable diferencia entra los metros de losas de granito compradas para la Plaza Mayor y las colocadas/Gabriel de la Iglesia
Existe una notable diferencia entra los metros de losas de granito compradas para la Plaza Mayor y las colocadas / Gabriel de la Iglesia

La justificación con numerosos aclarados (asteriscos) dentro de los contratos, los castellanistas reclaman al Ayuntamiento más información antes de plantearse acudir a los tribunales

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

La formación castellanista ha detectado que en diferentes proyectos municipales aparecen mediciones poco o nada justificadas, bajo epígrafes cumplimentados con asteriscos, «que no colaboran en nada a la transparencia». Estas «denominaciones» aparecen en varios proyectos, que bien se han realizado, o se están realizando, en la ciudad. En algunos de ellos, estas anotaciones aparecen hasta en 200 ocasiones. Otro de los detalles que llama la atención al presidente castellanista en Burgos, Domingo Hernández, es que, en los diferentes proyectos, estas cifras tienen una repercusión económica que siempre ronda el 5%, pudiendo ser consideradas «mordidas» y teniendo una consecuencia penal. De hecho, según Hernández de tratarse de algo sistemático, podría estar suponiendo, desde la época de Lacalle como Gerente de Fomento, varios millones de euros al Ayuntamiento de Burgos».

Los comuneros burgaleses también se cuestionan cómo se realizan las diferentes certificaciones de obra, y solicitan una auditoría de las actuaciones realizadas a lo largo del último mandato, «para asegurarnos de que no se paga ni un céntimo más del trabajo realizado». Sin ir más lejos, en el proyecto de la Plaza Mayor se habla de un suministro de losas de granito de 7.279 metros cuadrados, para, posteriormente, hablar de la colocación de 6.652, es decir se compra un 10% más de losas que las que se van a instalar, una cifra que parece muy abultada para prevenir roturas, y otras contingencias. Pero es que, además del 10% de más destinado a «despuntes» según el proyecto, aparece otro 5% más sin justificar y bajo el epígrafe del famoso asterisco. Es por esto que Hernández se cuestiona si se ha comprobado que la medición certificada coincida con los metros cuadrados reales de plaza.

Según las fuentes consultadas por los comuneros burgaleses podría tratarse de un exceso sistemático de mediciones no justificadas en proyectos, engordando los presupuestos de manera habitual. Otros técnicos apuntan a errores de transcripción o a fallos informáticos.

De este modo y ante las dudas suscitadas a los castellanistas, este miércoles se ha presentado un escrito en el Registro Municipal para conocer la opinión del alcalde, Javier Lacalle, sobre la materia. Además, advierten de que «no son extraños los proyectos que se hinchan con partidas de este tipo para encubrir carencias en los mismos o «mordidas», que en ocasiones han acabado en los tribunales.»

Temas

Burgos