Piden 20 años y medio de prisión para un hombre por abusar y prostituir a una menor

El acusado se encuentra en prisión provisional. /GIT
El acusado se encuentra en prisión provisional. / GIT

La Fiscalía considera acreditado que el acusado prostituyó a la chica, de origen rumano y 15 años de edad en ese momento | Se le imputan hasta cuatro delitos diferentes

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La Fiscalía de Burgos solicita una pena de prisión de 20 años y seis meses para un joven acusado de sendos delitos de abuso sexual a una menor, prostitución y corrupción de menores, maltrato en el ámbito doméstico y quebrantamiento de orden de alejamiento. Unos delitos por los que será juzgado el próximo 24 de octubre en la sala primera de lo Penal de la Audiencia provincial de Burgos.

El joven fue detenido tras ser sorprendido en compañía de la menor a pesar de tener en vigor una orden de alejamiento

Los hechos se remontan al verano del año pasado. Según asegura la Fiscalía en su escrito de calificación, fue entonces cuando el acusado, de origen búlgaro y mayor de edad, concodió a la víctima, una chica de 15 años nacida en Rumanía que en aquel momento residía en el centro de acogida de El Parral, en la capital provincial. A pesar de tener constancia en todo momento de que la chica era menor, ambos iniciaron una relación. A partir de ahí, el Ministerio Fiscal considera probado que el acusado mantuvo diversas relaciones sexuales con la menor, que se fugó en varias ocasiones del centro y residió por momentos con él desde junio del año pasado.

A finales de agosto, la Policía comenzó a estrechar el cerco sobre el acusado. Y es que, fue entonces cuando apareció un anunció en un portal web en el que la víctima ofrecía servicios sexuales por un precio de entre 40 y 100 euros. A juicio de la Fiscalía, fue el acusado quien propuso a la menor prostituirse y quien organizaba los servicios para obtener dinero para que ambos pudieran vivir juntos.

En este sentido, el Ministerio Fiscal da por probado que era el acusado quien elegía a los clientes, preferiblemente mayores, y el que se quedaba con las ganancias. Es más, según el escrito de calificaciones, cuando al acusado no le cuadraban las cuentas, arremetía contra la menor.

Tras localizar el anuncio en el portal web, y ante las sospechas que éste generaba, agentes adscritos a la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional de Burgos decidieron tirar del hilo y contactaron con la chica haciéndose pasar por clientes y acordando un encuentro. Una vez en el lugar indicado, los agentes identificaron a la menor y la devolvieron al centro de acogida.

Detención

Ya a mediados de noviembre, el Juzgado número 4 de Burgos emitió una orden de protección a favor de la menor, mediante la que se prohibía al acusado acercarse a ella. Sin embargo, las fugas del centro y los encuentros continuaron hasta que el 18 de enero una patrulla de la Policía Nacional sorprendió a ambos en plena Avenida de la Paz. En ese mismo momento, los agentes detuvieron al joven y el juzgado de Instrucción ordenó su ingreso provisional en prisión, una situación que se mantiene hasta el día de hoy.

A la vista de todo este relato de acontecimientos, que la Fiscalía considera probados en todos sus extremos, al acusado se le imputan los delitos de abuso sexual a una menor, prostitución y corrupción de menores, maltrato en el ámbito doméstico y quebrantamiento de orden de alejamiento. Unos delitos por cuya autoría se solicita una pena total de 20 años y seis meses de prisión. A mayores, la Fiscalía también solicita una orden de alejamiento a más de 500 metros durante 22 años, la aplicación de una medida de libertad vigilada durante 8 años y una indemnización de 6.000 euros en favor de la víctima.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos