El plan municipal de limpieza contra las pintadas actúa sobre 5.500 metros cuadrados en tres meses

Algunas zonas de la ciudad sufren mucho la incidencia de las pintadas. /AIA
Algunas zonas de la ciudad sufren mucho la incidencia de las pintadas. / AIA

El Ayuntamiento hace un llamamiento a las comunidades de vecinos que quieran acogerse al plan para que soliciten la limpieza de las fachadas

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La brigada de obras del Ayuntamiento de Burgos ha limpado en tres meses las pintadas de unos 5.500 metros cuadrados de espacios públicos y privados repartidos por la ciudad. Ese es el resultado de la primera mitad del plan especial impulsado por el Consistorio para poner coto a las pintadas vandálicas que ya se desarrolló en 2017 con buenos resultados.

En esta ocasión los operarios municipales han dado respuesta a un total de 182 solicitudes concretas, actuando sobre 3.200 metros cuadrados de espacios públicos y 2.300 de espacios privados en 7 de las 17 zonas consideradas como más problemáticas.

Pero la intención es profundizar en esta línea. Por eso, la portavoz del equipo de Gobierno, Carolina Blasco, ha hecho hoy un llamamiento a las comunidades de vecinos que quieran que se actúe en sus propiedades para que lo notifiquen al área de Medio Ambiente del Consistorio. Y es que, según ha subrayado, los operarios municipales necesitan el permiso de los propietarios para intervenir.

Así, el objetivo es cumplimentar la segunda mitad del plan de la manera más ambiciosa posible, e incluso superar el área de intervención registrada el año pasado, cuando se actuó sobre unos 10.000 metros cuadrados en seis meses.

Con todo, este plan no es sino un complemento al trabajo diario realizado por Semat, adjudicataria del contrato de limpieza de la ciudad. Un trabajo cuantificado en unos 700.000 euros.

 

Fotos

Vídeos