UGT plantea la necesidad de incrementar el salario mínimo hasta el 60% de la media salarial

Pepe Álvarez ha participado en una jornada de UGT/Santi Otero/EFE
Pepe Álvarez ha participado en una jornada de UGT / Santi Otero/EFE

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, participa en una asamblea de delegados y afiliados en la Casa de Cultura de Gamonal de Burgos

M.L.MARTÍNEZ/ICALBurgos

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha abogado hoy en Burgos por un acuerdo con el Gobierno que sitúe el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en el 60%de la media salarial del país. Se trata, ha asegurado, de una «reivindicación histórica» del sindicalismo, tanto de UGT como de CCOO, en alusión al anuncio realizado hoy por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que planteará a los agentes sociales y al PSOE un alza del SMI para 2018 del 4 %, con lo que subiría hasta 735,90 euros mensuales.

En este sentido, Álvarez ha precisado que «es muy importante poder avanzar en esa dirección, por lo que barajó la opción de «llegar a un acuerdo más amplio», que se sitúe «en el horizonte de 2020» porque «en estos cuatro años el SMI debería situarse en el entorno de los países de la Unión Europea (UE), que en la mayoría de los casos está por encima del 60 por ciento», ha indicado.

El secretario general de UGT, que ha participado en una asamblea de delegados y afiliados en la Casa de Cultura de Gamonal de Burgos junto al secretario general de UGTCyL, Faustino Temprano, y el secretario provincial de UGT Burgos, Pablo Dionisio Fraile, ha destacdo que el asunto de los salarios es «un elemento clave de la restitución de la riqueza» y que «la expectativa del acuerdo de la negociación colectiva» está presente en la asamblea de la jornada de hoy en Burgos.

En este contexto, ha dejado claro que «no está constituida» la mesa de negociación con la CEOE pero ha subrayado que ésta tiene que partir de que «los salarios más bajos tienen que subir en cantidades absolutas con independencia del porcentaje» y que «de los salarios más bajos hay que subir una cantidad lineal importante». «No nos vamos a plantar», ha subrayado al tiempo que defendía que el objetivo es que en 2020 exista en España un SMI de 1.000 euros mensuales (o de unos 860 por catorce pagas).

Otro de los asuntos que se han abordado en la asamblea de delegados y afiliados ha sido el de las pensiones. A este respecto, Álvarez ha criticado que «parece que los bancos tengan mucha prisa por quedarse con los dineros de las pensiones del país» ya que según ha apuntado, varios estudios de entidades financieras «hablan de la necesidad de incrementar la edad de jubilación a los 70 años».

Algo que desde UGT se ve «desde la perspectiva de un intento de generar en nuestro país fondos de pensiones privados que vayan a recapitalizar los bancos sin ninguna garantía de que vayan a pagar las pensiones prometidas».

Las políticas sociales ha sido otra de las cuestiones que se han abordado en la reunión sindical, ya que «la riqueza no se traslada a los ciudadanos», ha criticado. Por ello, ha añadido, la intención de las fuerzas sindicales es «implementar la renta mínima para garantizar recursos mínimos». En esta línea, ha recordado la manifestación en Madrid de los empleados públicos del pasado jueves, 14 de diciembre, en la que exigieron al Gobierno que abra la negociación para recuperar derechos y salarios en las administraciones.

 

Fotos

Vídeos