Policía Científica vuelve al piso siniestrado para investigar las causas de la explosión

Los agentes de la Científica han vuelto esta mañana al piso/Andrea Ibáñez
Los agentes de la Científica han vuelto esta mañana al piso / Andrea Ibáñez

Los agentes se han pasado esta mañana por la vivienda mientras continúa abierta la investigación para determinar el origen de la explosión de gas

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El objetivo principal es esclarecer las causas de la explosión que, en la mañana de ayer, acabó con la vida de Roberto, el joven de 30 años que residía junto a tres compañeros de Fuente Bermeja en uno de los pisos tutelados de Modesto Ciruelos. Y la investigación la lleva Policía Nacional, a través de la unidad científica, junto con los agentes de Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX).

Los agentes han vuelto esta mañana al piso sinietrado, donde ya ayer estuvieron analizando la situación, recogiendo muestras y valorando los daños, a fin de seguir avanzando en determinar qué ocasionó la explosión. También trabajan en laboratorio y analizando la información recabada en la Comisaría de Burgos. Y de momento no descartan ninguna hipótesis.

Los primeros indicios apuntan a que la explosión, a la que siguió un incendio, sería de gas pero no de gas natural, pues en una primera revisión de la vivienda ni los bomberos ni la compañía suministradora encontraron fugas, según explicaban ayer fuentes participantes de la investigación. De todos modos, no hay nada concluyente mientras no se realicen todos los análisis oportunos, insisten.

Evaluando daños

Mientras Policía Nacional continúa su investigación para esclarecer las casuas del suceso, la Junta de Castilla y León iniciará el procedimiento para la valoracón de los daños causados por la explosión y su posterior reparación, habida cuenta de que el edifdifio afectado es de su propiedad.

Los técnicos del Servicio Territorial de Fomento serán los encargados de realizar la evaluación de daños, que será importante pues la fachada de la vivienda ha quedado reventada, y tocará reconstruirla. Eso sí, el edificio no presenta daños estructurales, como ayer pusieron de manifiesto los bomberos y los técnicos del Ayuntamiento.

Junto con la fachada se tendrá que rehabilitar también el interior del inmueble, si bien la parte positiva es que no se han visto afectados los servicios comunes, por eso el resto de residentes han podido volver a sus domicilios si así lo han considerado oportuno.

Los técnicos elaborarán el correspondiente informe, junto con el que hagan los peritos, y con todo ello se acometarán las obras necesarias para recuperar el piso afectado por la explosión. Una vivienda en la que residía el fallecido, junto con tres compañeros, todos ellos pacientes del Hospital Psiquiátrico Fuente Bermeja, en proceso de reinserción laboral.

El bloque de viviendas es propiedad de la Junta y está destinado a pisos tutelados. El primer piso lo gestiona el Servicio de Psiquiatría del Sacyl y, en el resto de los pisos, se encuentran Apace, Aspanias y Prosame.

Así las cosas, todavía no se ha encontrado el origen de la deflagración, que habría ocurrido en uno de los dos dormitorios de la vivienda, o al menos no se ha comunicado oficialmente, pues se están realizando todo tipo de investigaciones, insisten desde Policía Nacional. Eso sí, ayer ya se apuntó a que parecía ser accidental, algo que tendrán que confirmar los investigadores con el correspondiente informe.

Más información