Policía Nacional investiga si hay más víctimas del hombre que se restregaba contra mujeres en el autobús urbano de Burgos

Policía Nacional investiga si hay más víctimas del hombre que se restregaba contra mujeres en el autobús urbano de Burgos

La investigación está cerrada, con el varón de 70 años acusado de un delito de abusos sexuales, pero se sospecha que las dos víctimas que han denunciado puedan no ser las únicas

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Si bien la investigación está cerrada, con el varón de 70 años acusado de un delito de abusos sexuales por restregar sus partes íntimas contra mujeres usuarias de la línea 2 Hospital Universitario-Carretera de Arcos, la Policía Nacional no descarta que pueda haber más víctimas y, por tanto, nuevas denuncias en próximos días.

De momento, han sido dos las jóvenes que han denunciado esta agresión contra su intimidad sexual. No obstante, los comentarios recogidos en grupos de redes sociales vinculados al ámbito universitario, en los que se advertían de la presencia del sujeto en esta línea de autobús urbano, hacen sospechar de la existencia de más víctimas.

Más información

Por ese motivo, Policía Nacional anima a las mujeres que hayan sufrido esta agresión a denunciar, pues la conducta del varón es denunciable y «no se puede tolerar», insisten. También reconocen que, es posible, que las víctimas se muestren reacias a acudir a la policía, bien porque no le den la importancia debida a lo ocurrido, bien porque les avergüence denunciarlo.

Que no sea así, inisten en Policía Nacional, para que estos hechos no se vean como un delito aislado. El sujeto fue detenido, puesto a disposición judicial y puesto en libertad con cargos, acusado de un delito de abusos sexuales. La investigación está cerrada, pero si llegan nuevas denuncias, se abrirán diligencias, han asegurado.

Un viejo conocido

El 'modus operandi' del hombre era siempre el mismo. En la línea de autobuses Hospital Universitario-Carretera de Arcos, el varón se acercaba a las mujeres, restregaba su zona genital contra sus piernas y, en alguna ocasión, se masturbaba. Cuando las víctimas se daban cuenta de lo que estaba ocurriendo, se retiraban aunque de forma discreta, intimidadas por la edad del agresor y sospechando que pudiese presentar algún tipo de problema mental.

La actitud intimidatoria del hombre llegó a ocasionar, incluso, que alguna de las víctimas se bajase del autobús antes de tiempo. Estos hechos fueron alertados en diferentes grupos de redes sociales frecuentados por universitarios, y tras las dos denuncias presentadas por víctimas, Policía Nacional pudo identificar al agresor y detenerlo. Ya cuenta con antecedentes policiales por hechos similares.

 

Fotos

Vídeos