Una treintena de policías locales de Burgos se acogerán a la jubilación anticipada este año

Sede de la Policía Local en la Avenida de Cantabria. /
Sede de la Policía Local en la Avenida de Cantabria.

Su salida de la plantilla dejará al cuerpo con 207 agentes, 67 menos de los previstos en la Relación de Puestos de Trabajo | Los socialistas cargan contra la gestión de Personal

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La Policia Local de Burgos se enfrenta a una encrucijada a corto y medio plazo. Y es que, un total de 33 agentes han solicidato formalmente acogerse a la jubilación anticipada durante este 2019, lo que dejará al cuerpo seriamente mermado de efectivos.

Ahora mismo, la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) estipula que la plantilla ha de estar conformada por 274 plazas, de las que solo 240 están cubiertas. Así, la marcha este año de los 33 agentes dejará a la plantilla con apenas el 75% de las plazas cubiertas. Es decir, un cuarto de la plantilla estará sin cubrir.

«No hay que magnificar el problema» Carolina Blasco

Aún así, desde el equipo de Gobierno se insiste en «no magnificar el problema». De hecho, la portavoz del Ejecutivo local y concejala de Personal, Carolina Blasco, considera que esta «situación sobrevenida» no debería afectar significativamente al cuerpo, que podrá continuar prestando el servicio de manera profesional.

En este sentido, abunda, «no todos los policías se marcharán a la vez», sino que su jubilación será paulatina «a medida que vayan cumpliendo los requisitos exigidos» para acogerse a la medida. Y una vez que se jubilen, subraya, el Ayuntamiento tiene capacidad para cubrir las plazas.

Para ello, recuerda, el Consistorio aprobó meses atrás la convocatoria de 18 nuevas plazas. Sin embargo, aún no se han convocado las pruebas y aquellos que las superen no podrán ingresar en el turno programado este año en la academia de Policía de Ávila. De esta forma, y si no hay cambios al respecto, deberán esperar al turno de 2020 para superar la etapa formativa y, ya bien entrado el año que viene, entrar a formar parte de la plantilla del cuerpo.

Mientras tanto, Blasco insiste en que el Consistorio puede echar mano de medidas provisionales. El problema, añade, es que hasta que no abandonen el cuerpo los policías jubilados, el Ayuntamiento «no puede hacer nada».

Críticas del PSOE

Muy distinta es la lectura de la situación realizada por el PSOE, que durante los últimos meses ha venido avisando del problema que se estaba gestando y ha exigido en reiteradas ocasiones la puesta en marcha de medidas que limitaran el impacto de la aplicación de los nuevos criterios para la jubilación anticipada.

«El equipo de Gobierno no ha hecho los deberes» Antonio Fernández Santos

A este respecto, el concejal socialista Antonio Fernández Santos critica la «desidia» del equipo de Gobierno, que ha derivado en un «follón monumental». «Se lo veníamos avisando y no han hecho los deberes», como sí lo han hecho otros ayuntamientos que preveían lo que podía pasar tras la flexibilización de los criterios para conceder la jubilación anticipada a los agentes locales. «La Academia de Policía de Ávila tendrá este año la mayor promoción de su historia y Burgos no participará en ella», subraya Fernández Santos al tiempo que desdice a Blasco asegurando que «no existen medidas provisionales».

A mayores, Fernández Santos insiste en que la modificación de criterios para conceder la jubilación anticipada lo ha trastocado todo, y no solo a corto plazo. «Al año que viene volverá a pasar lo mismo y varios agentes más se jubilarán», por lo que la merma en la plantilla seguirá profundizándose mientras no se lleven a cabo convocatorias de gran calado. Y, para más inri, dicha merma afectará de lleno a la «escala de mando», toda vez que buena parte de los agentes que se acogerán a la jubilación anticipada son inspectores, subinspectores u oficiales.