El personal docente laboral de la UBU reclama el pago íntegro de quinquenios y sexenios

Un grupo de PDI laboral de la Universidad de Burgos (UBU) se ha manifestado en el Hospital del Rey para reclamar el pago íntegro de los complementos de investigación y docencia./CC
Un grupo de PDI laboral de la Universidad de Burgos (UBU) se ha manifestado en el Hospital del Rey para reclamar el pago íntegro de los complementos de investigación y docencia. / CC

Aseguran que sufren discriminación, ya que únicamente reciben el 75% del importe correspondiente a los primeros complementos de investigación y de docencia, mientras que los PDI funcionarios cobran el 100% de todos los tramos que tengan reconocidos

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El Personal Docente e Investigador (PDI) laboral de la Universidad de Burgos (UBU) se ha manifestado esta mañana en el Hospital del Rey, sede del Rectorado de la UBU, para reclamar a la Junta de Castilla y León y a la institución académica el pago íntegro de los complementos por méritos docentes (quinquenios) y por actividad investigadora (sexenios).

El presidente del Comité de Empresa PDI laboral de la UBU, Jesús Alegría, ha denunciado que únicamente cobran el 75% del primer quinquenio y del primer sexenio aunque tengan reconocidos y acreditados más años de experencia. A su juicio, se trata de un caso de discriminación, ya que el PDI funcionario del centro académico sí recibe la totalidad del importe del complemento y de los tramos que vayan alcanzando.

«Significa que en quince años se produce una brecha salarial de unos 700 euros mensuales haciendo exactamente lo mismo», ha explicado Alegría, si bien ha reconocido que se trata de un procedimiento legal porque así lo marca el Convenio Colectivo del PDI laboral de Castilla y León, que afecta en la UBU a unos 130 trabajadores fijos.

Por ello, el Comité de Empresa ha pedido a la universidad que haga lo mismo que la Universidad de León (ULE), que está pagando el primer tramo completo al PDI laboral desde la pasada primavera. «Ha hecho un esfuerzo dentro de su presupuesto. Es lo que pedimos a la UBU, aparte de que tengamos una reclamación hacia la Junta de Castilla y León», ha indicado.

Pero, por ahora, desde la institución académica únicamente reciben buenas palabras y la queja de que la UBU es la universidad pública de la región con peor financiación. «Dicen que nos entienden, que nos comprenden, pero que no pueden responder. Nosotros no estamos tan de acuerdo, creemos que siempre se puede hacer un esfuerzo», ha insistido el presidente del Comité de Empresa.

Profesores asociados

Las reclamaciones también se han extendido al campo del profesorado asociado. En concreto, Alegría ha explicado que esta figura docente «se está pervirtiendo» porque, a su juicio, las universidades están recurriendo a ella «en cualquier situación» cuando su cometido original pretendía incluir al profesorado «con un segundo trabajo y especialista» en cierta materia. Asimismo, ha calificado «de miserable» la retribución que recibe el profesorado asociado.