Varios colectivos se oponen a la peatonalización puntual de la calle Santander

Los taxis no podrán circular por la calle Santander los domingos y festivos, mientras que el bus lo hará a una máxima de 20km/h/Rodrigo González Ortega
Los taxis no podrán circular por la calle Santander los domingos y festivos, mientras que el bus lo hará a una máxima de 20km/h / Rodrigo González Ortega

Antonio Fernández Santos asegura que cada domingo pasan 76 autobuses cada hora, lo que supone uno cada 8,5 minutos | Los taxistas evaluarán la nueva situación tras el primer domingo

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

No pueden estar más en desacuerdo. El PSOE, a través de su concejal Antonio Fernández Santos, asegura que esta decisión, aplicada con un decreto del alcalde, Javier Lacalle, es una «burla». Según explica el edil, hacer de la calle Santander una calle peatonal temporal «no tiene sentido» ni tampoco un objetivo claro. Esta vía cuenta con establecimientos comerciales y no de ocio, por lo que en las jornadas festivas y dominacales estarán cerrados. De esta manera, más que un beneficio para los ciudadanos, esta decisión generará «molestias», asegura, el concejal socialista.

De hecho, incluso para los peatones esta decisión puede ser un arma de doble filo, porque con los 76 autobuses que circulan por la calle Santander los domingos -y que seguirán pudiendo hacerlo a un máximo de 20 kilómetros por hora-, supone que cada ocho minutos y medio pase uno. Esto obligará a los peatones que vayan por la carretera a subirse a las aceras.

Además, teniendo en cuenta que la calle Santander articula el tráfico entre la zona norte-sur, su corte no puede acometerse más allá de un día puntual. Sería el caso del Día Sin Coches, programando allí actividades y haciendo un corte simbólico de la vía, ejemplifica Fernández Santos.

El edil socialista cree que esta decisión de Lacalle sólo se sustenta en un intento, no conseguido, de «contentar a Ciudadanos». Y como desde la oposición no tienen margen de maniobra para frenar este decreto del alcalde, el PSOE esperará a ver el resultado de esta iniciativa, pero ya adelanta que exigirá que no se perpetúe.

Sin taxis

Por otro lado, el presidente de la Asociación Burgalesa de Taxistas (Abutaxi), Sabiniano Cartón, que se ha enterado por BURGOSconecta que su petición de que se les permita circular no ha sido admitida, ha asegurado que no le parece normal. Y es que la decisión supondrá para los taxistas rodear mucho para alcanzar algún punto de la zona norte de la ciudad, lo que «cabreará a los clientes»

Según Cartón, por ejemplo, para un usuario que coge el taxi en la calle Madrid y quiere llegar a la zona alta de la avenida del Cid, el conductor deberá de utilizar la avenida Arlanzón, la calle Santa Casilda para cruzar a la avenida de la Paz, Reyes Católicos y llegar a la avenida del Cid. Esto supondrá que una carrera que podría rondar los seis euros en un día festivo se elevará hasta los diez. Aún con todo, el presidente de los taxistas prefiere optar por el diálogo, y descarta protestar en las calles contra esta decisión.

«La peatonalización no es buena en sí misma»

Finalmente, el colectivo de peatones Andando Burgos ha emitido un comunicado para reclamar una estrategia municipal desde el punto de vista de la movilidad, antes de tomar decisiones de este tipo. La Asociación considera que «cualquier corte temporal del tráfico de una calle debe inscribirse en una clara estrategia municipal» y que «una peatonalización no es buena en sí misma ni es el prototipo de la movilidad urbana sostenible».

Asimismo, Andando Burgos sentencia de manera crítica que «la peatonalización de una calle no debe ser una actuación aislada o antojadiza, sino que ha de inscribirse en la planificación de la movilidad».

Más información

 

Fotos

Vídeos