Un record de impresión

Burgos entra en el libro Guiness de los Récords gracias a la 3D Printer Party, que se celebra este fin de semana en el polideportivo de la UBU

El único límite para los 'makers' es su imaginación./GIT
El único límite para los 'makers' es su imaginación. / GIT
Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Se quería batir el record y se batió. Ayer, un total de 161 impresoras en 3D funcionaron a la vez en un mismo lugar, lo que permitió superar la anterior marca y escribir el nombre de Burgos en el libro Guiness de los récords. Ese ha sido, sin duda, el momento cumbre de la 3D printer Party, una cita que este fin de semana llegaba a la ciudad tras tres ediciones en León y que ha sido todo un éxito de convocatoria.

Ya el viernes, decenas de aficionados a la impresión en 3D -'makers'- tomaban el polideportivo de la Universidad de Burgos con la intención de disfrutar de un fin de semana de hermandad. Así, al más puro estilo 'lan party', los participantes instalaron sus ordenadores y sus impresoras y comenzaron a dar rienda suelta a su imaginación. Y es que, la imaginación es el único límite para los 'makers'. Sólo hace falta tener una idea, plasmarla en un programa de diseño en tres dimensiones y darle al enter para que la magia de plástico y resina comience a aflorar.

Diseños arquitectónicos, grúas y superhéroes -sin duda uno de los grandes temas del fin de semana- asumieron el protagonismo, mientras los 'makers' compartían experiencias y aprendían unos de otros. Ese es, de hecho, el objetivo principal de este tipo de citas. «La idea es que cualquier aficionado a la impresión 3D pueda venir y compartir conocimientos, experiencias y materiales», explica David Mayor, uno de los coordinadores de la cita.

Acceso doméstico

En este sentido, abunda, la impresión en 3D «es una tecnología antigua que ahora mismo se está popularizando y avanzando muchísimo». «Antes, sólo se utilizaba en grandes empresas para prototipos muy caros, pero tanto los materiales como las propias máquinas se han abaratado mucho», señala Mayor.

Esa situación ha permitido que la impresión en 3D comience a introducirse en los hogares y los negocios y muchos empiecen a interesarse por las posibilidades que ofrece. Unas posibilidades sobre las que se ha venido profundizando durante todo el fin de semana, en el que, además de la actividad de cada 'maker', se han sucedido los talleres y las exhibiciones por parte de varios profesionales.

Mención especial se merece en este sentido, la presenciación de las 'Chemobox', unas cajas caja de plástico creadas mediante impresión en 3D donde se guarda el suero para los niños que padecen cáncer y están hospitalizados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos