Repunta la obra de nueva planta con 55 licencias para viviendas en lo que va de año

Continúa incrementándose el número de licencias para obra nueva./Rodrigo González
Continúa incrementándose el número de licencias para obra nueva. / Rodrigo González

El Ayuntamiento ha concedido licencias para la construcción de 55 nuevas promociones hasta el mes de mayo, más que en el mismo periodo de los últimos años

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Cada vez hay más grúas en el horizonte. El Ayuntamiento de Burgos ha concedido en lo que va de año un total de 55 licencias para viviendas de nueva planta, lo que supone un incremento respecto a los datos del año pasado. De hecho, en base a los datos facilitados por el propio Consistorio, datados ayer mismo, la proyección de concesión de licencias permite augurar un cierre de ejercicio en positivo, superando las cifras acumuladas de los últimos ocho años, en los que el sector ha intentado equilibrarse tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

El sector tocó suelo en 2013 con apenas 63 licencias para obras de nueva planta concedidas por el Ayuntamiento

Así, en 2013 se tocó suelo con apenas 63 licencias concedidas por el Ayuntamiento, una cifra que se está a punto de alcanzar en la primera mitad de este año. A partir de ahí, la recuperación ha ido incrementando el volumen de licencias, que marcó su máximo de la década en 2016, con 105 expedientes tramitados, una cifra que, según la proyección, se podrá superar este ejercicio.

A juicio de la concejala del área, Ana Bernabé, esta tendencia es el resultado de «un conjunto de factores» que se fundamentan en la mejora de la economía general. Ahora, incide, el acceso al crédito es «más fácil» que en los años más duros de la crisis y «se están consiguiendo desbloquear promociones» que tuvieron que ser paralizadas en los últimos años, sobre todo en sectores de nueva urbanización, como Villímar.

Sin embargo, algo ha cambiado respecto a los años de bonanza, más allá de que el ritmo promotor continúe muy alejado del registrado entonces. Y es que, buena parte de las promociones que han recibido luz verde municipal en los últimos meses son «pequeñas». Así, entre los 55 expedientes tramitados en lo que va de año «hay de todo», desde viviendas unifamiliares hasta bloques de viviendas, pero en ningún caso se trata de promociones grandes. Esas, subraya Bernabé, permanecen en cartera, aunque a corto y medio plazo se podrá ver alguna promoción de gran envergadura. No en vano, el Consistorio tiene sobre la mesa ahora mismo varios estudios de detalle que se irán tramitando a lo largo de los próximos meses en diferentes sectores.

Se trata, en todo caso, de proyectos y promociones «muy ajustados a la demanda». Esto es, que se están desarrollando porque hay compradores que, en muchos casos, ya han ejercido dicha compra.

Ese incremento en la actividad ha venido acompañado de la agilización de las licencias. Y es que, lejos de compartir las críticas vertidas en las últimas semanas a respecto de los retrasos en la tramitación de los expedientes, la responsable de Licencias insiste en que la incorporación de dos nuevos arquitectos al servicio ha aportado mayor agilidad a todo el proceso. «Estamos tardando una semana de media en emitir el primer informe», subraya Bernabé.

Rehabilitación

Sea como fuere, el ritmo de promoción de viviendas de nueva planta ha pasado en los últimos años a un segundo plano en detrimento de la rehabilitación de inmuebles. Ese es el presente y «el futuro» de la construcción, según Bernabé. Así de hecho lo demuestran los datos. En 2017, por ejemplo, el Ayuntamniento concedió un total de 314 licencias para reformas y tramitó otras 3.111 declaraciones responsables para obras menores. En lo que va de año, por su parte, se han concedido 132 licencias y se han tramitado 1.239 obras menores.

«La rehabilitación está moviendo el sector de la construcción» en España en general y en Burgos en particular, que a través de la iniciativa privada y la pública está viendo cómo se transforman multitud de espacios urbanos. Los ejemplos más visibles son los vinculados ahora mismo al ARU de San Cristóbal, pero no son los únicos proyectos en este sentido, ni mucho menos, subraya Bernabé.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos