Los restaurantes llenan sus mesas para celebrar la Navidad

Esta Navidad han aumentado cerca de un 20% las comidas y cenas en los restaurantes/Nuria Estalayo
Esta Navidad han aumentado cerca de un 20% las comidas y cenas en los restaurantes / Nuria Estalayo

Los empresarios de hostelería calculan que este año se registrará un incremento de entre un 18 y un 20 por ciento en comidas y cenas navideñas

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Esta Navidad nadie falta a la mesa. Las comidas y cenas tan tradicionales en estas fechas ganan fuerza y registran un incremento de comensales de entre un 18 y un 20 por ciento, según estima el responsable del área de sector de la restauración de la Federación de Empresarios de Hostelería de Burgos, Enrique Mata. Además, las propuestas gastronómicas de los establecimientos también se han refinado o, al menos, así lo han hecho los precios, con un incremento de entre un 3 y un 5 por ciento del coste del menú.

Estos datos demuestran que «se ha perdido el miedo a la crisis», apunta Mata. El resultado, mesas llenas, en unas fechas especialmente propicias para reunirse con familiares, amigos y compañeros de trabajo, y los hosteleros satisfechos.

Este fenómeno se ha trasladado también a las fechas más familiares, las cenas de Nochebuena, Nochevieja y Reyes, y las comidas de Navidad, Año Nuevo y Reyes, que cuentan con más comensales. Sin embargo, por el contrario de lo que ocurre en las comidas del resto de días, estas han bajado sus precios. Según explica Mata, antes uno de estos días festivos no podías comer por menos de 50 euros, pero, a día de hoy, existen menús por 35 euros. La explicación se encuentra en que las familias, cuando no cuentan con los abuelos o estos son mayores, optan por reunirse en un lugar más grande y no en la casa de uno de los familiares, lo que ha incrementado la oferta y bajado los precios.

Cotillones en desuso

Por otro lado, los cotillones o fiestas de fin de año y Reyes son citas marcadas en rojo en el calendario de los hosteleros. Si bien, los establecimientos se han adaptado a la tendencia de un consumidor que ha pasado de asistir a cotillones, basados en la barra libre y la estancia durante toda la noche en un mismo lugar, a preferir la itinerancia con bonos de copas para disfrutar de varios locales de una misma zona.

De hecho, este año, sólo un establecimiento ha solicitado licencia para celebrar un cotillón, lo que pone de manifiesto, primero, que el modelo de celebrar la noche de fin de año ha cambiado y, segundo, que los hosteleros prefieren sortear las celebraciones de cotillones propiamente dichas para no tener que solicitar una licencia especial para realizar una actividad que ya realizan durante el resto del año, explica Mata.

Baja ocupación hotelera

La cara menos agraciada de la hostelería estas navidades, como ocurre casi cada año, es el sector hotelero, que rondará un 40 por ciento de ocupación y sólo los días 24 y 31 de diciembre alcanzará el 60. Según explica Luis Mata, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería de Burgos, las semanas previas a la Navidad son bastante flojas y sólo mejoran los datos ligeramente en estas fechas debido al cierre de algunos establecimientos. Además, los días de Nochebuena y Nochevieja registran más alojamientos gracias a que los familiares que vienen de fuera prefieren no aglomerarse en casas de familiares y optan por dormir en un hotel ahora que perciben una mejor situación económica.

De esta manera, Mata reconoce que las cifras de ocupación en el periodo navideño empiezan a parecerse ligeramente a las de antes de la crisis, pero, en lo que a precios por habitación se refiere, ni se acercan, sentencia el presidente de los hosteleros.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos