Rumbo al dakar | BURGOSconecta
dakar 2018
cristina gutiérrez

Rumbo al dakar

La piloto burgalesa Cristina Gutiérrez ultima los preparativos de su segunda participación en el Rally Dakar tras ser en 2017 la primera mujer española en finalizarlo

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El coche está embarcado y las maletas ya están listas. Ahora sólo falta ponerse al volante. La piloto burgalesa Cristina Gutiérrez embarcará el próximo 1 de enero con destino a Perú, desde donde arrancará el día 6 una nueva edición del Rally Dakar. Una edición que Gutiérrez afronta con «ilusiones renovadas» tras hacer historia y convertirse en 2017 en la primera mujer española en finalizar la prueba.

En esta ocasión, una vez alcanzado ese éxito, el reto es ir un paso más allá. Y es que, a pesar de que el objetivo de acabar un Dakar ya es «muy difícil» de por sí, Gutiérrez aspira a más. Para ello se viene entrenando desde el pasado mes de marzo, cuando ya empezó a vislumbrarse la posibilidad repetir. Y para eso se ha estado trabajando también con ahínco en la búsqueda de patrocinadores.

Unos patrocinadores que, una vez más, han respondido a la llamada. Y lo han hecho, fundamentalmente, desde Burgos. Así, a la aventura de la piloto se han sumado firmas de la tierra como Grupo Antolín, Asti o Grupo Cropu, así como la Diputación a través de Sociedad para el Desarrollo (Sodebur), cuyos representantes se han despedido de ella hoy en el Teatro Principal. «Gracias a ellos estoy cumpliendo mi sueño». Un sueño que «hace apenas un par de años parecía inalcanzable», ha asegurado Gutiérrez.

Gracias a ese apoyo económico, la piloto, que sigue respondiendo al cariñoso -y quizá errático- apelativo de 'Tortu', puede encarar esta edición del Dakar con mejor coche. Sí, la base es la misma, un Mitsubishi Montero de categoría T1, pero poco tiene que ver el vehículo con el que participó el año pasado. No en vano, el coche cuenta con un chasis completamente nuevo, una suspensión mejorada y sobre todo, con un motor diésel 3.2, el más potente de la categoría.

Los patrocinadores han despedido hoy a la piloto / GIT

Con esos credenciales, Gutiérrez luchará por mejorar su clasificación en una edición que se prevé «muy exigente». «La primera semana será muy difícil, ya que se han incluido seis días de arena por Perú» y allí «habrá una criba de vehículos». Luego llegará la «altura» de Bolivia y el «calor» de Argentina. En definitiva, una prueba muy complicada, tanto en el aspecto físico como en el técnico y en el mental.

Para superar todos esos retos, 'Tortu' contará en esta ocasión con la colaboración de Gabriel Moiset, que será su copiloto. «Es un buen navegante, un buen mecánico y un buen amigo», ha dicho de él la piloto, recordando que Moiset ya ha participado «ocho veces en el Dakar». «Estoy en las mejores manos». Ahora, solo queda pedir algo de «suerte», que también es un factor muy importante, ya que el rally es «una carrera de imprevistos» y hay que estar a todas.

A menudo, la tortuga gana a la liebre en la carrera / GIT

Sea como fuere, la piloto asegura sentir que tiene «a toda una ciudad detrás», apoyándola en cada kilómetro. «Burgos es una ciudad pequeña, pero con un gran corazón» y el apoyo «se siente», aunque sea al otro lado del charco, asegura al tiempo que reconoce que haber sido pregonera de las fiestas de San Pedro y San Pablo fue «un orgullo». Como también lo es, por cierto, haberse convertido en una suerte de símbolo de las féminas en el mundo del motor.

No en vano, en la edición de este año apenas participarán 11 mujeres de todo el mundo, por más de 500 participantes masculinos. Entre ellas, tres españolas. Y entre ellas, 'Tortu'. Queda por ver el resultado que obtiene. De momento, ya ha prometido «arriesgar más».

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos