El sol saca a la calle a los burgaleses para honrar a San Lesmes

Los Gigantillos han interpretrado el tradicional baile / CLR

Desfile de peñas, misa en honor al pratrón y bailes de Gigantillos y dulzaineros para celebrar San Lesmes

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

El día grande llegó. Y con él, todos los burgaleses a la calle. La festividad del patrón de Burgos, San Lesmes, ha traído sol, aunque también frio, y una Plaza de San Juan llena, impaciente por ver bailar a los Gigantillos y por comprar un tradicional panecillo.

En imágenes

Una de las festividades más señaladas de la ciudad comenzaba pronto, con el tradicional desfile de peñas de la ciudad, junto con los danzantes, dulzaineros, Gigantillos y autoridades. Desde el Paseo del Espolón hasta la Iglesia de San Lesmes, un recorrido acompañado por música y por decenas de espectadores que desde bien temprano han querido comenzar a festejar a su patrón.

Una vez en el templo, y con todas las peñas dentro, ha tenido lugar la ceremonia religiosa. El arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, ha narrado quién fue el patrono de la ciudad, su recorrido desde Francia a Burgos y la labor que dejó en esta tierra. Y mientras, San Lesmes descansaba en el centro de la iglesia, junto a los panecillos que, a continuación, el arzobispo ha bendecido.

Finalizada la misa, uno de los momentos más esperados. Niños corriendo, buscando por dónde iban a aparecer los dos protagonistas más grandes del día. Y por fin, sus enormes cabezas se asomaban entre los cientos de burgaleses apostados en la Plaza de San Juan para situarse en medio, en el lugar idóneo para que los presentes disfrutaran viendo el tradicional baile de los Gigantillos. Pero no han sido los únicos que han animado al público, ya que dulzaineros, grupos folclóricos y danzantes han interpretado sus bailes.

La comida, muy presente. La espera por ver el espectáculo se lleva mejor con la tripa llena. Por eso, las colas para hacerse con un panecillo tradicional han sido muy largas. Durante toda la mañana se ha visto a gente portando los roscos, dulces o de pan, en las cuerdas habituales. Y cerca de allí, el acompañante al pan. Morcillas y chorizos se han repartido por montones entre los burgaleses que han salido a festejar el día de su patrón.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos