añoranza en Fuentes Blancas

Las Fiestas de San Pedro y San Pablo se despiden con el Día del Burgalés Ausente, un recuerdo para los migrados

La jornada en Fuentes Blancas ha arrancado con el homenaje a los ausentes/PCR
La jornada en Fuentes Blancas ha arrancado con el homenaje a los ausentes / PCR
Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

En Burgos no se cantará un Pobre de Mí, pero el sentimiento se comparte con el himno sanferminero. Las Fiestas de San Pedro y San Pablo tocan a su fin y, en el Parque de Fuentes Blancas, se respiraba esta mañana un ambiente entre festivo y nostálgico. Mientras las peñas preparaban los pinchos a degustar, y el concurso del Buen Yantar, la ciudad rendía homenaje a sus burgaleses ausentes. Y es que este domingo se celebra el Día del Burgalés Ausente, de ahí la añoranza, y el Día de las Peñas, de ahí las ganas de fiesta.

Temiendo la llegada de las tormentas, anunciadas para la tarde, cientos de burgaleses se han acercado a lo largo de la mañana a Fuentes Blancas. Los más madrugadores lo han hecho para participar del acto de homenaje a los participantes de la Operación Añoranza, que este año ha traído a Burgos a emigrados de Argentina, Uruguay y Cuba. A la cabeza Isidro Gracía Pérez, el más veterano con 86 años y el único que realmente conoció Burgos, pues nació en Avellanosa del Páramo, aunque ha vivido los últimos 69 años en Argentina.

Más información

Isidro ha sido el encargado de dirigir unas palabras de agradecimiento en nombre de todos sus compañeros de expedición; un agradecimiento «sincero y profundo» por haberles permitido participar en una operación con más de tres décadas de tradición, y que es «la expresión más espectacular de la preocuapción de Burgos por sus emigrados». La emoción ha estado muy patente en todo momento, pues todos se siente burgaleses aunque solo sean hijos o nietos de burgaleses emigrados a Latinoamérica, ha recordado el argentino.

Burgos, vuestra casa

«Los llevamos en el corazón y estamos orgullosos de pertenecer a esta gloriosa provincia», ha afirmado Isidro García. Por su parte, el presidente de la Diputación, César Rico, les ha recordado que «no están ausentes, pues siempre están presentes» en el recuerdo de la ciudad y la provincia. «Burgos es vuestra casa», ha manifestado Rico, en la línea de las palabras del alcalde, Javier Lacalle, quien ha tenido también un recuerdo para los cientos de burgaleses que ahora mismo residen fuera de nuestras fronteras, ya sea en territorio nacional o internacional.

Tras disfrutar del baile de los Danzantes, y de unos giros especiales de Los Gigantillos, especialmente dedicados a ellos, los miembros de la Operación Añoranza han asistido a la tradicional ecuaristía en honor a la Virgen del Álamo, amenizada por Trovadores de Castilla. Y, de ahí, a disfrutar de los pinchos de las peñas y de los platos, a base de bacalao, del Concurso del Buen Yantar, antes de volver a su (otra) tierra de origen.

En Fuentes Blancas se pone el broche de oro a los Sampedros, diez intensos días de fiestas, con una respuesta «multitudinaria» de la ciudadanía, a juicio de Lacalle. El alcalde anima a los burgaleses a disfrutar de estas últimas horas y les desea un verano «excelente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos