UN CHUPINAZO DE COLOR

Las serpentinas y el confeti han acabado de poner color a la jornada del viernes/Andrea Ibáñez
Las serpentinas y el confeti han acabado de poner color a la jornada del viernes / Andrea Ibáñez

Las peñas han dado la bienvenida a los Sampedros de 2019 inundando de música y color las calles de Burgos |El Cid ya luce el pañuelo de fiestas y la bota está colgada en la Casa Consistorial, desde donde De la Rosa ha lanzado el chupinazo festivo

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Exaltadas. Así se encontraban esta tarde las peñas de Burgos en su particular inauguración de las Fiestas de San Pedro y San Pablo 2019. Burgos se ha llenado de color y de música, un apertivo de lo que viviremos el domingo en la tradicional Cabalgata de Peñas, sumando a burgaleses no peñistas, que no han querido perderse una de las fiestas más alegres de los Sampedros.

La serpiente de color ha inundado, primero, la Plaza del Cid y, después, la Plaza Mayor, con un recorrido por El Espolón que seguro que es la envidia de más de una de las ciudades vecinas. José Manuel Carbonell, el presidente de la Hermandad de Peñas, ha sido el encargado de ponerle el pañuelo de fiesta a El Cid, con una plaza a rebosar de peñsitas de todas las edades, volcados con una iniciativa que se ha consolido en el programa festivo burgalés.

Con las botas tradicionales repartidas entre las 36 peñas de la ciudad ha llegado el momento de lanzar, desde el balcón del Teatro Principal (ese que ocupan los Reyes Magos en la noche del 5 de enero), la gran bota de metro y medio de alto. Cogiendo el testigo de Morenito de Aranda, el torero sevillano Manuel Jesús 'El Cid' ha lanzado la bota a los peñistas, que han intentado no dejarla caer, no solo en la Plaza del Cid, sino también durante todo el recorrido hasta la Plaza Mayor.

El Cid, de maestro a héroe castellano, ha vivido como un honor lanzar la bota y colaborar con las peñas, parte esencial de las fiestas burgalesas, «que dan alegría y diversión» y «unen a los barrios de la ciudad», ha asegurado. «Me honra venir a Burgos», ha asegurado, donde ha toreado en muchas ocasiones y lo volverá a hacer este domingo, en su despedida, de ahí también la emoción con la que ha vivido el acto de esta tarde, «que no está al alcance de cualquiera», ha reconocido.

Pasacalles y chupinazo

En un alegre pasacalles, al que han invitado a participar a todos aquellos que paseaban por el centro de Burgos o disfrutaban de la gastronomía de la ciudad (no siempre en las terrazas, pues algunas de ellas han sido retiradas para facilitar la celebración de la fiesta), las peñas han llegado de El Cid a la Casa Consistorial, Espolón mediante.

Y ya en la Plaza Mayor, llena hasta la bandera como ocurrió ayer tarde, se ha vivido una gran explosión de color. La bota se ha izado para quedar colgada en la Casa Consistorial durante todas las fiestas y, a continuación, Daniel de la Rosa ha lanzado el chupinazo anunciador, una de las novedades de los Sampedros de 2019.

Ha sido uno de los momentos más emotivos, especialmente para el alcalde, que se encuentra de estreno, animado por serpentinas y el confeti, se que han lanzado sin duelo. Es la alegría de los Sampedros, recién inaugurados, y que mañana viven también uno de los actos más especiales para los burgaleses: la ofrenda floral a Santa María La Mayor, para la que se aconseja ropa ligera, mucho agua, abanicos y buscar la sombra, pues seguimos con ola de calor.